La emoción y el físico son las piedras angulares de cualquier deporte, pero cuando la competición es feroz y las tensiones son elevadas, las cosas pueden a veces irse de las manos.

La mala sangre, el orgullo nacionalista y la venganza pueden dar lugar a situaciones caóticas en el terreno de juego, el hielo, la pista o incluso en las gradas. Otras veces, se trata simplemente de que las cabezas más calientes se impongan.

De hecho, ningún juego puede pretender ser inmune a la posibilidad de verse envuelto en la violencia. Pero, cuando se trata de deportes de equipo, el potencial de caos se multiplica, gracias al mayor número de individuos implicados y a la mentalidad de grupo que une a los compañeros. A continuación, analizaremos algunas de las mayores y más infames peleas que se han producido en el deporte.

Relacionado: Las 10 peleas modernas más brutales del deporte

10 Boston Bruins vs. New York Rangers (1979)

Las peleas forman parte de la experiencia del hockey, pero no cuando se producen entre aficionados y jugadores. Pero eso es lo que ocurrió en 1979 cuando los New York Rangers recibieron a los Boston Bruins.

Los jugadores ya estaban discutiendo cuando el jugador de los Bruins, Al Secord, golpeó a Ulf Nilson después de la última campanada del partido. Pero cuando un hincha se acercó al cristal para golpear y robar el bastón del jugador de los Boston Stan Jonathan, las cosas tomaron un cariz aterrador que hizo que todos los jugadores de los Bruins, excepto uno, se dirigieran al cristal y a las gradas. Después de eso, los jugadores empezaron a lanzarse puñetazos, y el defensa de los Rangers Mike Milbury acabaría infamemente golpeando al aficionado ladrón con su propio zapato.

Teniendo en cuenta el público hostil de esa noche, esto podría haber sido mucho peor. No obstante, el incidente dio lugar a suspensiones y demandas y provocó que la NHL instalara paneles de cristal más altos para todos los futuros partidos de hockey.[1]

9 New York Knicks vs. Denver Nuggets (2006)

Todo comenzó con la ruptura de una regla de baloncesto no escrita: no se mantiene a los titulares cuando se está ganando cómodamente en los últimos segundos, y no se hace un mate sobre un equipo bien derrotado. Algunos se toman este tipo de juego como un insulto, y Mardy Collins, de los Knicks de Nueva York, pareció hacerlo cuando cometió una falta flagrante sobre J.A. Smith, de los Nuggets, en una pérdida de balón en los momentos finales de un partido desigual.

El resultado fue una pelea en el banquillo en la que los jugadores se pelearon dentro y fuera de la cancha y en la que la estrella emergente Carmelo Anthony arañó la cara de Mardy Collins justo cuando las cosas empezaban a calmarse. Para bien o para mal, la NBA, que sigue intentando quitarse de encima la sombra de una pelea anterior (oh, ya llegaremos a eso), se ensañó con el incidente, con multas de 500.000 dólares para cada franquicia y múltiples suspensiones.[2]

8 Italia contra Chile (1962)

La Copa Mundial de la FIFA de 1962 puede ser la más violenta de la historia. Sólo en los dos primeros días se produjeron tres piernas rotas, una fractura de tobillo, costillas rotas y muchas sanciones disciplinarias. Pero sería el partido entre Italia y los anfitriones del torneo, Chile, el que pasaría a la infamia como «la batalla de Santiago».

Las cosas ya estaban tensas antes de este partido, no ayudadas por el hecho de que la prensa italiana se había opuesto a la decisión de dejar que Chile organizara el torneo. Y las cosas no tardaron en calentarse. La primera falta se produjo a los 12 segundos; la primera expulsión, a los cuatro minutos. Momentos después, la policía armada entró en el campo por primera vez durante el partido. La violencia continuó durante todo el encuentro, con jugadores que se escupían, golpeaban y pateaban a cada momento, lo que provocó rostros ensangrentados y huesos rotos.

Curiosamente, el árbitro del partido no sería otro que Ken Aston, el hombre que inventaría el concepto de tarjetas rojas y amarillas. Sólo podemos sospechar que este partido puede haber influido en su idea.[3]

7 Hawthorn vs. Essendon (2004)

Todos hemos oído historias de discursos de medio tiempo que inspiran a los equipos a cambiar su suerte en la segunda mitad. Pero las palabras pronunciadas por el director del club Hawthorn, Dermott Brereton, durante un partido de la AFL de 2004, alentaron algo muy diferente: palabras del tipo «es hora de trazar una línea en la arena».

Hawthorn, al que Essendon dominaba en la primera parte, salió literalmente a por todas en la segunda mitad del partido aquella noche. El resultado fueron varios minutos de violento caos en los que se repartieron cabezazos, rodillazos y grandes placajes entre los jugadores que dejaron a los jugadores ensangrentados y aturdidos. Como era de esperar, el tribunal que siguió fue uno de los más importantes de la historia de la AFL, con el resultado de cuantiosas multas y múltiples suspensiones.[4]

6 Athletic Bilbao vs. FC Barcelona (1984)

Las relaciones entre el Athletic de Bilbao y el Barcelona eran escasas en la final de la Copa del Rey de 1984, entre otras cosas porque el bilbaíno Antón Goikoetxea le había roto el tobillo al barcelonista Diego Maradona el año anterior. Lo que siguió fue un encuentro muy disputado en el que se vieron siete tarjetas amarillas, y en el que el Bilbao impidió que los delanteros del Barcelona ganaran por un ajustado 1-0.

El siempre polémico Maradona, que probablemente imaginaba un resultado muy diferente, no tardó en descargar su frustración, atacando al suplente del Bilbao, Miguel Ángel, con un rodillazo en la cara que lo dejó inconsciente. Pronto, las escenas en el campo parecieron emular algo de una película de kung-fu, con jugadores atacándose unos a otros con patadas. La policía antidisturbios armada con escudos tuvo que poner fin a la violencia y escoltar a los jugadores del Barcelona a la salida, mientras los aficionados arrojaban basura al campo.[5]

5 Atlanta Braves vs. San Diego Padres (1984)

Todo comenzó cuando el lanzador inicial Pascual Pérez golpeó en la espalda a Alan Wiggins, el primer jugador de San Diego, durante el primer lanzamiento del partido. Los Padres, en busca de venganza, empezaron a lanzarle bolas de frijoles, y finalmente lo golpearon en su último bateo. El resultado fue una pelea en el banquillo en la que los aficionados trataron de involucrarse (y se los llevaron esposados por sus esfuerzos).

Las cosas no terminaron ahí, ya que más tarde se produjeron otras peleas. Como resultado, en el partido se produjeron nada menos que tres peleas y se detuvo a cinco aficionados. Sorprendentemente, nadie resultó gravemente herido, pero el entrenador de los Padres, Dick Williams, recibió una cuantiosa multa de 10.000 dólares.[6]

4 Miami Hurricanes vs. FIU Golden Panthers (2006)

Se suponía que iba a ser el comienzo de una rivalidad amistosa, pero el primer partido de la historia entre los Miami Hurricanes y los FIU Panthers resultó ser cualquier cosa menos amistoso. Los insultos empezaron antes de que comenzara el partido y demostraron ser escasos en anotaciones y altos en faltas desde el principio.

Pero las tensiones alcanzaron su punto álgido cuando un jugador de Miami se burló del banquillo de la FIU tras un touchdown. Una conversión exitosa más tarde, y el infierno se desató, dando lugar a una pelea en el banquillo que vio a 13 jugadores expulsados del juego. Miami ganó 35-0, pero nadie se quedó hablando del partido.[7]

3 Unión Soviética contra Canadá (1987)

En general, el hockey internacional tiende a ser un poco más moderado en cuanto a la violencia en comparación con la NHL. Sin embargo, ese no fue el caso cuando Canadá se enfrentó a los soviéticos hacia el final del Campeonato Mundial de Hockey Junior.

Habéis oído hablar de la limpieza de los banquillos, pero esto fue una batalla campal de 20 minutos sobre la que aparentemente nadie tenía control. Los funcionarios, desesperados, llegaron a apagar las luces del estadio para poner fin a la pelea, pero eso no sirvió para acabar con las hostilidades. Como era de esperar, los árbitros expulsaron a ambos equipos del torneo, lo que supuso un duro golpe para los canadienses, que tenían asegurada la medalla.[8]

2 Montreal Canadiens vs. Quebec Nordiques (1984)

Seamos sinceros, podríamos haber llenado esta lista sólo con peleas de hockey sobre hielo, pero el partido de playoffs «Masacre del Viernes Santo» entre los Canadiens de Monreal y los Nordiques de Quebec podría tener prioridad sobre todos ellos. La pelea lo tenía todo: un telón de fondo político-social (gracias a las disputas sobre la soberanía de Quebec), una rivalidad deportiva histórica y tensa («La batalla de Quebec»), espectáculo, banquillos despejados y un final increíble del propio partido.

Se produjeron refriegas durante todo el partido, pero cuando Pale Hunter, de los Nordiques, empujó a Guy Carbonneau contra el hielo cuando el tiempo expiraba en el segundo tercio, estalló una reyerta de 40 hombres. En el tercer tercio se produjeron varias peleas más, en las que incluso los hermanos Mark y Dale Hunter se intercambiaron golpes. Sin embargo, el increíble final del partido se consolidaría en la historia del hockey, en el que los Canadiens marcaron cinco goles en rápida sucesión para remontar la ventaja de Quebec y llevarse la victoria.[9]

1 Indiana Pacers contra Detroit Pistons (2004)

En noviembre de 2004, los Indiana Pacers, que estaban de viaje, se encontraban con una cómoda ventaja sobre los Detroit Pistons. A falta de 45 segundos en el reloj, se produjo una pelea entre los jugadores tras una falta de Ron Artest sobre el pívot de Indiana Ben Wallace. La refriega en sí misma no fue nada demasiado digno de mención. Pero cuando un aficionado lanzó una bebida a Artest, las cosas se pusieron feas. Artest cargó contra las gradas y empezó a lanzar puñetazos -a un aficionado equivocado, nada menos-, lo que llevó a una pelea total entre aficionados y jugadores, en la que otros Pacers saltaron a la multitud para salvar a sus compañeros.

Los últimos 45 segundos del partido nunca se produjeron, ya que los árbitros decidieron anularlo y exigir a los jugadores que volvieran a sus vestuarios. Los Pacers acabaron por marcharse, siendo acribillados con cervezas y refrescos en su salida.

Siguieron las suspensiones, las multas y los cargos por agresión. Entonces, la NBA puso en marcha nuevas normas sobre el nivel de seguridad en los eventos y limitaciones en la venta de alcohol. No se ha vuelto a ver nada parecido. Sin embargo, el incidente -apodado «Malicia en el Palacio»- sigue viviendo en la infamia, convirtiéndose en el tema de un documental de Netflix de 2021.[10]

EL MEJOR TAROT DE ESPAÑA CONSULTA CON FECHAS CONCRETAS


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *