Dentro de dos semanas, el Observatorio Europeo Austral (ESO) proporcionará al mundo nueva información sobre nuestra Vía Láctea.

No se sabe exactamente qué se anunciará, pero por lo que sabemos de sus últimos esfuerzos, hay motivos para la emoción: los resultados que se presentarán proceden del proyecto Event Horizon Telescope (EHT), que fue el responsable de crear la primera imagen de agujeros negros en 2019.

Durante muchos años, el proyecto EHT ha estudiado el corazón de nuestra galaxia, la Vía Láctea, que muy probablemente alberga un agujero negro supermasivo conocido como Sagitario A*.

Cualquier cosa que descubran, le dan una gran importancia.

El 12 de mayo de 2022 a las 1500 CEST (1300 UTC, 0900 EST) habrá una conferencia online para destacar los resultados, seguida de un evento en YouTube con seis astrónomos de todo el mundo.

Si los astrónomos pueden obtener una imagen directa del horizonte de sucesos de Sgr A*, será un momento histórico que no querrás perderte.

Los agujeros negros son extremadamente difíciles de mostrar porque son literalmente invisibles, absorbiendo toda la radiación electromagnética. Todo lo que podemos esperar ver es el horizonte de sucesos; esencialmente el contorno de un agujero negro, que es el lugar donde la luz ya no puede escapar de las fuerzas gravitacionales del agujero negro.

Pero Sgr A* está oculto por una nube de polvo y gas, lo que hace que sea especialmente difícil de estudiar.

Si los astrónomos obtuvieran una imagen del horizonte de un agujero negro, éste debería parecerse a una rosquilla brillante. Se trata del disco de acreción de un agujero negro, un anillo de gas y polvo que emite una radiación extrema al caer en el abismo.

El comunicado de prensa de ESO promete algo «revolucionario», la misma expresión que utilizaron antes de anunciar la primera imagen directa de un agujero negro en 2019.

Este agujero negro se encontraba en el centro de la galaxia M87, y su masa es 6.500 millones de veces la de nuestro Sol. Su horizonte de sucesos tiene un radio de unos 20.000 millones de kilómetros.

Srg A* está mucho más cerca de nosotros porque se encuentra en el mismo centro de nuestra galaxia. Sin embargo, para ser un agujero negro supermasivo, es bastante pequeño: sólo 4,3 millones de veces el tamaño del Sol. Sólo puede detectarse porque está relativamente más cerca de la Tierra que M87*.

Así que si los astrónomos consiguen finalmente una imagen de su horizonte de sucesos, será sin duda revolucionario.

Oraculo del Futuro Consultas rápidas


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.