China quiere empezar a buscar exoplanetas habitables con un satélite específico con vistas a «ampliar nuestro espacio vital» dentro del cosmos. La misión propuesta será la primera en buscar planetas habitables más allá de nuestro sistema solar con un telescopio espacial.

El proyecto, denominado Closeby Habitable Exoplanet Survey (CHES), utilizaría un telescopio espacial con una apertura de 3,9 pies que se colocaría en un punto del espacio no muy lejano a la Tierra conocido como el punto L2, la misma ubicación que el nuevo telescopio espacial James Webb de la NASA, informó el jueves el medio de comunicación estatal chino CGTN.

China se encuentra actualmente en proceso de expansión de su programa espacial, habiendo anunciado un ambicioso plan quinquenal en un informe publicado en enero. En él se incluyen planes para explorar los límites del sistema solar.

El telescopio CHES exploraría entonces un centenar de estrellas similares al sol a una distancia de unos 32 años luz. Los científicos que han propuesto el proyecto esperan que se puedan descubrir unos 50 exoplanetas similares a la Tierra -planetas situados fuera del sistema solar- en zonas habitables alrededor de sus estrellas anfitrionas.

El proyecto sigue siendo por ahora una propuesta y no es seguro que se lleve a cabo.

Exoplaneta
Una ilustración de archivo representa un exoplaneta en el espacio. Los científicos han encontrado más de 5.000 planetas fuera del sistema solar.
dima_zel/Getty

Sin embargo, las investigaciones preliminares del proyecto han sido realizadas por un equipo de varias instituciones de investigación chinas, con el apoyo de la Academia China de Ciencias.

Ji Jianghui, profesor del Observatorio de la Montaña Púrpura de la Academia China de Ciencias e investigador principal de la misión CHES, declaró a CGTN que el proyecto tendrá como objetivo responder a preguntas sobre cómo los planetas pueden llegar a ser habitables y si existe vida en otros lugares del universo.

«El descubrimiento de los mundos habitables cercanos será un gran avance para la humanidad, y también ayudará a los humanos a visitar esos gemelos de la Tierra y a ampliar nuestro espacio vital en el futuro», dijo Ji a CGTN.

El telescopio detectará otros planetas utilizando un método conocido como astrometría, una forma probada de encontrar otros mundos.

La astrometría consiste en observar una estrella y medir su bamboleo en comparación con otras estrellas de su entorno. Si una estrella se tambalea, eso sugiere que tiene un planeta o varios planetas en su órbita, porque estos planetas ejercen una pequeña fuerza gravitatoria sobre la estrella que hace que se mueva ligeramente. Los científicos pueden utilizar este método para calcular la masa de los exoplanetas.

Trappist-1f
Representación artística de Trappist-1f, uno de los planetas potencialmente habitables anunciados por la NASA en 2017. China ha propuesto una misión para lanzar un satélite que busque planetas habitables.
NASA/JPL-Caltech/T. Pyle IPAC

La investigación de exoplanetas es un campo de la astronomía que avanza rápidamente. Los científicos no descubrieron los primeros exoplanetas hasta la década de 1990, y desde entonces el número de mundos conocidos fuera del sistema solar se ha disparado a más de 5.000.

Los exoplanetas conocidos incluyen desde pequeños mundos rocosos como la Tierra hasta gigantes gaseosos incluso mayores que Júpiter. Sus condiciones varían enormemente. Se cree que algunos de los mundos orbitan dentro de la zona habitable de su estrella, y otros tienen condiciones tan inhóspitas que sería imposible que la vida tal como la conocemos sobreviviera allí.

En 2017, la NASA anunció el descubrimiento de un sistema solar a solo 40 años luz de distancia llamado Trappist-1. Este sistema albergaba siete exoplanetas rocosos similares a la Tierra, tres de los cuales se encontraban en la zona habitable, lo que significa que podrían albergar agua líquida en la superficie.

En la actualidad es imposible enviar seres humanos a planetas más allá de nuestro sistema solar. Se necesitarían aproximadamente 39 años viajando a la velocidad de la luz para llegar al sistema Trappist-1. Según space.com, si una nave espacial viajara a la misma velocidad que la Voyager 1 -alrededor de 38.200 mph- tardaría aproximadamente 685.000 años en llegar.

tarot amor destino


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.