Hasta hace poco, era posible no vivir al alcance de una torre de telefonía móvil. Sin embargo, con la llegada del 5G, están apareciendo pequeñas torres de telefonía móvil por cada par de casas en algunas zonas. Para empeorar las cosas, algunas empresas están trabajando en drones masivos que transmiten 5G al público, lo que hace que el impacto sea casi inevitable.

El programa HAWK30 causó sensación el año pasado cuando anunció su intención de utilizar la isla hawaiana de Lanai como plataforma de lanzamiento de una serie de drones no tripulados conocidos como HAPS, o estaciones de plataforma de gran altitud. Estos drones son capaces de volar a una altitud de 80.000 pies mientras llevan un relé inalámbrico y envían señales 5G al aire, la tierra y el mar.

El objetivo, tal y como se recoge en su solicitud de definición de uso, era desarrollar sistemas de comunicación 5G a bordo para proporcionar un servicio inalámbrico fiable en una amplia zona de la Tierra, incluyendo tierras remotas, el océano y valles profundos.

El proyecto ha recibido la autorización de la FAA que permitirá a los drones volar durante un máximo de dos años en 150 millas cuadradas de espacio aéreo sobre las hermosas islas de Lanai y Kahulawe y el cráter Molokini, así como cientos de especies de peces tropicales que se encuentran en las aguas circundantes.

Cada uno de estos drones emite tanta radiación electromagnética de alta frecuencia como 1.800 torres de telefonía móvil. Se dice que el HAPS funciona como un sitio celular de 124 millas de diámetro, irradiando todas las formas de vida dentro de su alcance.

Si abordamos la cuestión de forma teórica y asumimos que las ondas de radio afectan a nuestro cerebro (lo que no está muy lejos de la realidad), entonces se necesita una determinada energía para transmitir cada bit, y el grado de impacto en el cerebro en la zona de cobertura de la estación base es directamente proporcional al número de bits transmitidos por la misma. Un viaje de una hora con un smartphone en la mano y viendo un vídeo de Tiktok a 1 Mbps quema el cerebro de los demás 6 órdenes de magnitud más que una conversación de un minuto por teléfono móvil. En otras palabras, todos estamos pagando con nuestros cerebros chamuscados el hecho de que hoy en día muchos tengan la oportunidad de ver vídeos en todos los transportes. Y no depende de si es 3G, 4G o 5G.

El mes pasado, Alphabet, la empresa matriz de Google, anunció junto con el gigante tecnológico japonés SoftBank que habían establecido una conexión LTE estable utilizando un dron HAWK30 Sunglider alimentado por energía solar a 62.000 pies sobre el suelo en la estratosfera. La conexión fue lo suficientemente buena como para permitir una videollamada internacional entre participantes de Estados Unidos y Japón. La velocidad de la conexión no fue revelada, pero la llamada fue en alta definición y con baja latencia.

HAPSMobile ha presentado un dron autónomo Sunglider capaz de permanecer en el aire durante meses. Una aeronave de movimiento lento diseñada para la resistencia más que para la velocidad puede permanecer en la estratosfera por encima de los vuelos de las aerolíneas comerciales y recargar sus baterías con la ayuda del sol. Según HAPSMobile, esta prueba es la primera en el mundo que utiliza un avión autónomo de ala fija.

. .

Las empresas que planean desplegar el 5G en todo el Reino Unido

Mientras tanto, un par de empresas británicas anunciaron recientemente que planean utilizar aviones impulsados por hidrógeno y equipados con antenas para transmitir señales 5G en todo el Reino Unido. Dicen que podrían cubrir todo el país con unos 60 drones y que lo harían en colaboración con los operadores de telefonía móvil, según la BBC.

Las investigaciones han demostrado que la tecnología 5G emite radiaciones a niveles a los que el ser humano nunca ha estado expuesto, y aún no sabemos cuáles pueden ser los efectos a largo plazo. Sin embargo, sí sabemos que sus predecesores, 4G, 3G y 2G, se asociaron a una serie de riesgos para la salud, como cáncer, trastornos neurológicos, daños reproductivos y daños genéticos.

Algunos expertos advierten incluso que la superficie del cuerpo humano puede atraer la radiación 5G como una antena. Su potencia exponencialmente mayor que la del 4G y el uso de MIMO masivo lo hacen especialmente arriesgado.

En algunas ciudades, como Bruselas, se han paralizado los despliegues de 5G debido a la preocupación por el riesgo para la salud. Sin embargo, pronto ni siquiera los habitantes del campo podrán evitarlo cuando los drones emitan esta peligrosa radiación volando sobre sus cabezas.

Tarot gratis preguntas en directo


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.