Un grupo internacional de científicos registró la actividad del cerebro de un moribundo.

Así lo recogen en su artículo de la revista Frontiers in Aging Neuroscience.

Científicos de China, Estonia, EE.UU. y Canadá obtuvieron al azar una grabación del electroencefalograma (EEG) del cerebro de un paciente de 87 años que sufrió una parada cardíaca tras recibir un grave hematoma.

Tras el inicio de la muerte, se produjo una disminución de la actividad del ritmo alfa, beta y un alto porcentaje de actividad del ritmo gamma del cerebro.

Los investigadores informaron de que esto se aclaró cuando un paciente de 87 años con epilepsia fue ingresado en urgencias tras sufrir un hematoma subdural por una caída. Durante la monitorización del cerebro, el hombre sufrió un infarto y murió.

Los investigadores registraron accidentalmente en el registro del EEG que, tras la muerte del paciente, el cerebro continuó su actividad durante 15 minutos.

Los científicos registran por primera vez la actividad del cerebro de un moribundo

Se ha comprobado que cuando el corazón deja de latir, los ritmos cerebrales de rayos gamma implicados en procesos como el sueño, la meditación y la memoria continúan activos, lo que proporciona una imagen completa de lo que una persona puede experimentar en los últimos minutos de vida.

El investigador Ajmal Zemmar aclaró que cuando los ritmos gamma se activan, el cerebro recuerda los últimos acontecimientos importantes antes de que la persona muera. También señaló que los resultados del estudio cambian radicalmente la idea de cuándo termina exactamente la vida y plantean cuestiones importantes, por ejemplo, el momento de la donación de órganos.

Los científicos también informaron de que las observaciones muestran que el cerebro puede llevar a cabo una actividad coordinada incluso después de que el corazón deje de bombear sangre por los vasos. Anteriormente se había detectado una actividad similar de rayos gamma durante la muerte en ratas, pero es la primera vez que esto ocurre en humanos.

Al mismo tiempo, los investigadores subrayaron que los resultados deben tratarse con precaución. Este es el único estudio realizado hasta ahora en el que el cerebro del paciente estaba dañado por la epilepsia.

Los científicos expresaron su esperanza de continuar el estudio, que registraría la actividad cerebral en personas sanas.

En conclusión, Anjal Zemmar señaló que el estudio permite concluir que, aunque los ojos de los seres queridos estén cerrados y se dispongan a morir, sus cerebros pueden generar algunos de los momentos agradables que una vez experimentaron en sus vidas.

videncia de amor gratis


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *