Arqueólogos egipcios han descubierto un antiguo taller de alfarería -con restos de vasijas redondeadas, monedas, figurillas e incluso una «sala ritual»- que data de principios de la época romana en Tabba Matouh, al oeste de Alejandría.

Según el Centro de Investigación de Arte Clásico de la Universidad de Oxford, los antiguos trabajadores utilizaban el lugar principalmente para fabricar ánforas, recipientes de dos manos con un cuello más estrecho que el cuerpo principal que se utilizaban para el almacenamiento y el transporte de productos como el aceite y el grano.