Los científicos afirman haber descubierto en la nieve de la Antártida «polvo de estrellas» originado por la explosión de una supernova que hizo llover sobre la Tierra partículas de un tipo inusual de hierro.

Nuestro planeta es constantemente bombardeado con polvo extraterrestre. Pero ahora los investigadores han informado de la «primera detección de una afluencia reciente» del isótopo hierro-60 en la Tierra, según un estudio publicado en la revista Physical Review Letters.

El equipo dirigido por Dominik Koll -físico de la Universidad Nacional de Australia- examinó la posibilidad de que el hierro-60 pudiera proceder de fuentes terrestres, pero finalmente llegó a la conclusión de que debía tener un origen interestelar, probablemente procedente de una supernova en las proximidades de nuestro Sol.

Para el estudio, los investigadores tomaron muestras de nieve fresca de la Antártida y la derritieron para analizar las partículas que quedaron.

«Recogimos 500 kilogramos [1,100 pounds] de nieve superficial en la Antártida, la enviamos a Múnich en estado congelado, la derretimos y filtramos e hicimos algo de química en los filtros y en el agua», dijo Koll a Newsweek. «La medición del hierro-60 se hizo entonces en el laboratorio del acelerador de Garching (Alemania) con espectrometría de masas con acelerador, es decir, con recuento de átomos individuales».

Descubrieron que la nieve contenía cantidades sustanciales de polvo enriquecido con hierro-60 -que no se produce de forma natural en nuestro planeta- que se había acumulado durante las últimas dos décadas aproximadamente. Esta rara sustancia es un isótopo del elemento hierro, una variante química con átomos que contienen un número diferente de neutrones (en este caso, cuatro más que el hierro estándar).

Este isótopo radiactivo tiene una vida media de unos 2,6 millones de años, lo que significa esencialmente que es el tiempo que tarda en desintegrarse la mitad de los núcleos atómicos de una muestra de la sustancia. En otras palabras, es muy duradero en comparación con muchas otras moléculas radiactivas con vidas medias cortas, lo que permite a los científicos detectarlo.

Los investigadores afirman que sólo las estrellas envejecidas y masivas en su agonía y ciertos tipos de explosiones de supernovas pueden producir metales pesados como el hierro-60, arrojando partículas de estas sustancias al espacio.

De hecho, una estrella tiene que ser decenas de veces más masiva que nuestro Sol para ser capaz de crear isótopos de hierro, lo que indica que el hierro-60 se originó fuera del sistema solar.

«Debe haber sido una supernova, no tan cerca como para matarnos pero no tan lejos como para diluirse en el espacio», dijo Koll en un comunicado.

Esta conclusión llevó a Koll a sugerir que nuestro planeta recibió una lluvia de partículas de hierro-60 en algún momento de los viajes de nuestro sistema solar a través de una región de nuestra galaxia conocida como la Nube Interestelar Local. Se cree que esta región -que abarca unos 30 años luz- se formó tras la explosión de estrellas masivas como supernovas, que expulsaron grandes cantidades de gas al espacio.

Sin embargo, no está claro de dónde procede exactamente el hierro-60. Koll afirma que es necesario seguir investigando para determinar el origen exacto del polvo estelar.

Aunque el hierro-60 no se produce de forma natural en la Tierra, los científicos tuvieron que descartar la posibilidad de que el material que recogieron pudiera haber sido producido por pruebas de armas nucleares o centrales nucleares. La gran cantidad de la sustancia que encontraron fue suficiente para descartar esta hipótesis, dado que las actividades nucleares de origen humano sólo podrían haber producido una cantidad ínfima, según sus cálculos.

Bernhard Peucker-Ehrenbrink, geoquímico del Instituto Oceanográfico de Woods Hole, que no participó en el estudio, elogió el trabajo del equipo por haber detectado cantidades sustanciales de hierro-60, procedentes de fuera del sistema solar.

«Hacer estas mediciones es muy difícil», dijo. «Esencialmente estás contando átomos individuales. Extraer eso de media tonelada de hielo no es una empresa trivial».

Este artículo se ha actualizado para incluir comentarios adicionales de Dominik Koll.

Antártida
Los picos de las montañas se ven desde el avión de investigación Operation IceBridge de la NASA en la región de la Península Antártica, el 4 de noviembre de 2017, sobre la Antártida.
Mario Tama/Getty Images

Consultas de amor y pareja


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *