Una buena versión es un arte y una ciencia. Tiene que ser lo suficientemente distinta para justificar su existencia y lo suficientemente parecida para ser reconocible. Pero cuando un artista decide colorear fuera de las líneas, los resultados pueden ser geniales. Pueden serlo, al menos. A veces son simplemente confusos.

Aquí tienes diez portadas musicales extrañas o desacertadas que te pueden sorprender.

10 «To Be Young, Gifted, and Black» -Elton John (originalmente de Nina Simone)

La búsqueda de esta grabación plantea más preguntas que respuestas. En 1970, antes de que Elton John se convirtiera en un nombre conocido, se dedicaba a hacer grabaciones de bajo presupuesto para sellos discográficos que querían sacar provecho de las canciones populares grabando versiones. La primera pregunta es cómo pudo haber un mercado para esto (aunque, aparentemente, esas fábricas de imitaciones de sonido todavía existen).

Siempre será un misterio por qué se pensó que Elton John, de entre toda la gente, era un imitador apropiado para interpretar un himno de los derechos civiles sobre el orgullo negro. El cambio de género, sin embargo, tiene una explicación. La versión de la canción que se estaba copiando era del dúo jamaicano Bob and Marcia, que había sido un éxito en el top 5 del Reino Unido. Curiosamente, al tratarse de un dúo masculino/femenino, la compañera de grabación de John era Clare Torry, que cantó en el legendario tema vocal-instrumental de Pink Floyd «The Great Gig in the Sky».

9 «911 Is a Joke» – Duran Duran (Originalmente de Public Enemy)

En el álbum de versiones de Duran Duran de 1995 hubo algunas elecciones atrevidas Thank You, pero ninguna es tan atrevida como ésta. Al igual que con «Young, Gifted, and Black», el resultado es una canción sobre la experiencia afroamericana cantada por británicos blancos. A diferencia de la versión de John, nadie pidió a Duran Duran que hiciera esto. La única pregunta que plantea la canción es: «¿En qué estaban pensando?»

Resulta extraño para una canción con mensaje que ahora se convierta en algo sobre la dificultad que pueden tener los millonarios ingleses blancos de mediana edad para llamar a los servicios de emergencia en ciudades extranjeras, su versión es una bofetada. Para un grupo que mostró tan poco criterio al elegir esta canción, tomaron algunas decisiones realmente buenas al hacerla suya. Duran Duran no sólo tenía que evitar el escalofrío de una versión fiel, sino que también tenía que mostrar un progreso con respecto al sonido de los años 80 que entonces les definía. Hicieron ambas cosas, y «911 Is a Joke» de Duran Duran es probablemente la canción que menos se me ocurre. No soy el único que piensa esto, ya que Rolling Stone lo llamó genio demente.

8 «Unforgettable» – Jackie Chan y Ani DiFranco (Originalmente de Nat King Cole y Natalie Cole)

Cuando los cerdos vuelan es una recopilación de versiones extrañas e improbables, por lo que tiene unas cuantas entradas en esta lista. El primer puesto lo ocupa «Unforgettable», cantada por la superestrella de las artes marciales Jackie Chan. Sin embargo, el público no occidental puede haberse perdido la novedad. Al parecer, Jackie Chan es conocido como cantante en Asia. Ha publicado 20 álbumes desde 1984 en cantonés, mandarín, taiwanés, japonés e inglés, e interpreta regularmente temas para sus películas.

Resulta extraño, pues, que en «Unforgettable» no suene del todo como un cantante, y que se necesite a la cantante de folk Ani DiFranco para aliviar la aspereza de su discurso. El inglés entrecortado por el que es famoso en sus películas en inglés da lugar a un discurso distraído y entrecortado. Quizá si hubiera cantado esos versos en cantonés, tendríamos una canción para la posteridad.

7 «Ohio» – Devo (Originalmente de Crosby, Stills, Nash, and Young)

Cuando los cerdos vuelan eligió este como su declaración de apertura. Y aunque es una buena elección -empezar con una explosión, eso sí- se necesita un poco de contexto para entender por qué es tan improbable. Neil Young escribió «Ohio» como una canción de protesta sobre la masacre de Kent State, donde cuatro manifestantes antiguerra fueron asesinados a tiros y otros nueve resultaron heridos por la Guardia Nacional en las protestas de la Universidad de Kent State en 1970.

Gerald Casale y Mark Mothersbaugh de Devo eran estudiantes de la Universidad Estatal de Kent, y Casale fue testigo de la masacre. En ese momento, le dijo al biógrafo de Young, Jimmy McDonough, que «simplemente pensábamos que los hippies ricos estaban haciendo dinero con algo horrible y político que no entendían». Debido al sonido extraño, industrial e impersonal de Devo, es imposible especular si su grabación representa algún tipo de catarsis personal o la aceptación de la tragedia o de la canción. Pero en 2020, Casale recordó a Rolling Stone que antes de disparar, el guardia había anunciado: «Esto es una reunión ilegal, debéis dispersaros» -palabras que abren escalofriantemente su versión.

6 «Dirty Deeds (Done Dirt Cheap)» – Lesley Gore (Originalmente de AC/DC)

Por último, de Cuando los cerdos vuelan, tenemos la versión de Leslie Gore de «Dirty Deeds», que en realidad sólo destaca por ser un infierno. Lesley Gore fue la adolescente responsable de «It’s My Party (and I’ll Cry if I Want To)» en 1963, cuando sólo tenía 16 años. En «Dirty Deeds», interpreta el papel de una dulce anciana, que juega por algo que sus nietos creen que no entenderá. El equivalente musical de Betty White contando un chiste asqueroso.

El bajo y las guitarras del original se sustituyen por vientos y piano, lo que lo hace más parecido a un tema de R&B de Otis Redding, por lo que el tema queda muy bien. Sin embargo, ella no está «feliz de ser tu hombre de la puerta trasera», y esa línea fue cambiada.[5]

5 «Changes» y «Stay Away» – Charles Bradley (Originalmente de Black Sabbath y Nirvana, respectivamente)

La carrera de Charles Bradley es una historia en sí misma. Nacido en 1948, Bradley pasó la mayor parte de su vida trabajando como imitador de James Brown, actuando bajo el nombre de Black Velvet, después de ver al padrino del soul en el Teatro Apollo a los 14 años. No fue hasta 2002, a los 53 años, cuando Bradley fue descubierto por el cofundador de Daptone Records, Bosco Mann. Y no fue hasta 2011 cuando grabó su primer álbum. Lamentablemente, falleció en 2017 a causa de un cáncer de estómago.

Su corta carrera se vio coronada por dos covers de hard rock que son lo más alejado de James Brown. En 2011, Bradley cubrió «Stay Away» de Nirvana para un álbum de tributo a Nirvana de la revista Spin; es pura psicodelia, aunque, las notas del forro señalan que no podían tenerlo cantando la línea «Dios es gay». En 2016, la canción que da título al tercer y último álbum de Bradley era una versión de la balada metálica «Changes» de Black Sabbath. La canción adquirió una nueva vida y un significado muy diferente cuando se convirtió en el tema principal de la comedia de la edad de Netflix Big Mouth.

4 «I Started a Joke» – Faith No More (Originalmente de los Bee Gees)

El mayor éxito radiofónico de Faith No More no se parece en nada al sonido grunge-metal por el que son conocidos, y eso fue a propósito. Como acto de culto en los años 80, versionaron temas básicos del hard rock como «War Pigs» de Black Sabbath y «Jump» de Van Halen para molestar a sus fans del art-punk. Cuando esto les hizo ganar adeptos al heavy metal, dejaron de lado «War Pigs» en favor de una versión perfectamente fiel del fútil éxito de la radio FM «Easy» de los Commodores, sólo para llevar la contraria. «Easy» pasó a ser el mayor éxito radiofónico de Faith No More.

Entonces, ¿cómo iban a superar una balada de Lionel Ritchie?

«I Started A Joke», al igual que «Easy», es perfectamente fiel, sin una pizca de ironía. El cantante Mike Patton incluso asume el falsete de los Bee Gees. A pesar de esa fidelidad, sería un error decir que Faith No More no ha añadido nada a la canción. El andrógino falsete de Patton es explícita y confrontadamente queer. El vídeo, extrañamente efectivo, emitido como canto de cisne tras la disolución de la banda en 1998, presenta a la drag queen británica (él prefiere anti-drag queen) David Hoyle cantando en un karaoke con el actor de The Office (Reino Unido) Martin Freeman como interrumpidor del público.

3 «Don’t Think Twice, It’s Alright» – Kesha (Originalmente de Bob Dylan)

Chimes of Freedom, la recopilación de versiones de Bob Dylan publicada por Amnistía Internacional en 2012, tenía cuatro CDs para llenar. Admirablemente, Dylan es uno de los artistas más versionados. Sin embargo, con 76 temas y un material de origen que se adentra regularmente en territorios espinosos y surrealistas, es de esperar que las cosas se pongan un poco peliagudas por el camino. Pero nada más en la compilación se acerca a «Don’t Think Twice, It’s Alright» de Kesha.

La canta a capella (aparte de un breve periodo con un instrumento de cuerda de algún tipo tocado en una escalofriante tonalidad menor). A veces, «cantar» no es realmente la palabra. Tampoco es realmente palabra hablada… algo intermedio. En cualquier caso, lo hace entre mocos, como si llorara. Es escaso y estrechamente íntimo. A falta de música que rompa la tensión, las pausas silenciosas entre los versos se quedan ahí, incómodas y confrontadas. Todo tiene sentido para una canción de ruptura, pero este tipo de pensamiento fuera de lo común es raro e inesperado, probablemente porque es muy incómodo.

2 «Tonight» – Tina Turner y David Bowie (Originalmente de Iggy Pop)

Se podría argumentar que esto no es realmente una versión, ya que Bowie la coescribió1. Pero grabar esta versión de «Tonight» fue una decisión tan extraña de Bowie que tenía que estar aquí. David Bowie coescribió «Tonight» con Iggy Pop para el álbum de Pop de 1977 The Idiot. En los años 80, Bowie grabó algunas canciones con el nombre de Iggy Pop en los créditos para mantener a su amigo económicamente estable. De esos casi covers, «China Girl» fue el gran éxito. Luego estaba «Tonight».

«Tonight», como la mayoría de las canciones de Iggy Pop, trata de las drogas, concretamente de una sobredosis mortal. La introducción hablada de Iggy Pop lo explica. La supresión de la introducción es la primera y última decisión lógica que Bowie tomó en esta grabación, ralentizándola hasta llegar a un relajado croon calipso con Tina Turner. Conociendo el original y su temática, se consigue una yuxtaposición efectivamente escalofriante entre el sonido ligero y el tema oscuro. Pero como se trata del momento álgido de la etapa comercial de Bowie, la mayor parte del público no conocía ese contexto (además, no hay que conocer la historia de fondo de una canción pop para disfrutarla).

1 «Life on Mars» – Barbara Streisand (Originalmente de David Bowie)

Cuando el artista original opina que es «malditamente horrible» y «atroz», no hay puntos por adivinar que va a la columna de lo desaconsejable. David Bowie hizo esos comentarios en una entrevista de 1976 con Playboy revista, en la que el entrevistador Cameron Crowe lo apodó la «superestrella más arrogante que ha invadido los medios». Todavía se quejaba de ello en 1999 cuando dijo al programa de VH1 Storytellers que Streisand la había versionado «durante uno de sus periodos perdidos». Bowie bromeó diciendo que había hecho que su marido-peluquero lo produjera, lo arreglara y lo peinara.

Aunque, esta última parte es realmente cierta. La canción «Life on Mars» de Streisand fue producida por Jon Peters, su novio en ese momento y un peluquero sin experiencia previa en la producción o los arreglos musicales. Los arreglos son horribles, pero Barbara Streisand puede cantar cualquier cosa, y su voz estratosférica se adapta a la melodía de «Life on Mars». Se podría decir que es medio buena (la mitad buena, por supuesto, son las voces).

Pero, arrogante o no, cuando David Bowie destroza algo tan a fondo, nunca se va a recuperar. Barbara Streisand dijo a Larry King en 1992 que Butterfly, el álbum que incluía «Life on Mars», era «bastante pésimo» y «el único [she] no amaba». ¡Pero mira la portada del álbum! Parece algo que se le hubiera ocurrido a una banda de punk.

Magia blanca dinero trabajo amor


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.