En los años 70, se produjo un incendio mortal en el edificio Joelma de São Paulo, Brasil, que mató a muchas personas. Posteriormente, se dice que el edificio está embrujado y que los fantasmas de las víctimas claman por ayuda desde el más allá.

En el centro de São Paulo, en la región sureste de Brasil, se levanta un edificio que fue escenario de uno de los incendios más terribles. Hoy se llama Edifício Praça da Bandeira, pero probablemente sea más conocido por su antiguo nombre, el Edificio Joelma.

Este edificio de 25 plantas es famoso por el incendio que se inició en él en 1974 y que se cobró la vida de al menos 179 personas, siendo el peor incendio de un rascacielos de la historia, además del del World Trade Center, por número de víctimas.

El incendio mortal del edificio Joelma:

El incendio mortal del edificio Joelma paranormal

Un viernes 1 de febrero en la Avenida 9 de Julho, 225, un aire acondicionado se sobrecalentó en el duodécimo piso por la mañana. El edificio se utilizaba como edificio de oficinas, por lo que en ese momento había comenzado la jornada laboral. La empresa bancaria Banco Crefisul S/A que trabajaba en el edificio tenía 756 empleados.

Los bomberos llegaron sólo 20 minutos después del inicio del incendio, pero no tenían el equipo adecuado con ellos. Las escaleras que tenían sólo podían llegar hasta 14 pisos del edificio de 25 plantas, y los de arriba fueron abandonados a su suerte.

Se convirtió en una batalla de supervivencia. Intentaron rescatar a las personas de los pisos superiores también en helicóptero, pero no consiguieron acercarse lo suficiente como para sacarlos con seguridad.

Cuando se extinguió el incendio, había más de 300 heridos y se calcula que entre 179 y 189 personas perdieron la vida.

Las 13 almas del ascensor

40 personas intentaron saltar del edificio cuando se dieron cuenta de que no conseguirían bajar a los pisos inferiores. De estos saltadores no hubo ningún superviviente debido a la altura del edificio. La única forma de escapar era bajando a los pisos inferiores, pero al no haber salidas de emergencia, las personas que estaban dentro se encontraron atrapadas.

13 personas intentaron escapar utilizando los ascensores del edificio que en ese momento todavía funcionaban. Aunque no se recomienda su uso bajo fuego, estaban lo suficientemente desesperados como para intentar escapar. Sin embargo, el plan no funcionó y el ascensor se detuvo en su descenso y los atrapó en su interior, donde murieron asfixiados mientras las llamas se acercaban a ellos.

Los cuerpos quedaron muy malheridos por el fuego e incluso se tardó en convertir la carnicería de cadáveres apiñados en 13 individuos. Nunca consiguieron identificar a las 13 almas y hoy están enterradas en tumbas anónimas en el cementerio de Vila Alpina.

El cementerio embrujado

Desde entonces, se sospecha que estas 13 almas aún permanecen en este mundo como fantasmas. En el lugar de la fosa común de los 13 cadáveres no identificados se oyeron gemidos y gritos de auxilio de aquellos que, en su momento de muerte, nunca fueron rescatados.

En los años 70, se produjo un incendio mortal en el edificio Joelma de São Paulo, Brasil, que mató a muchas personas. Posteriormente, se dice que el edificio está embrujado, y que los fantasmas de las víctimas claman por ayuda desde el más allá.

Las trece tumbas desconocidas: Las tumbas de las 13 almas que nunca fueron identificadas en el incendio del edificio Joelma. Los visitantes se acercan y les ponen vasos de agua.

El cuidador del cementerio en ese momento, Luiz Nunez, se desesperó por detener el ruido de sus gritos y vertió agua sobre las tumbas. Este acto de apagar un fuego eterno ayudó a calmarlos, al menos por un día.

A partir de ese día, los visitantes comenzaron a dejar un vaso de agua sobre la tumba en lugar de las habituales flores.

El embrujo en el edificio Joelma

De vuelta al edificio donde ocurrió esta tragedia, los informes de lo paranormal continúan hasta el día de hoy. La gente experimentó extraños fenómenos en los que los coches del aparcamiento exterior del edificio Joelma empezaban a parpadear de repente con sus luces sin que nadie las encendiera, y el interior del edificio también estaba embrujado.

Se dice que todos los pisos por encima del piso 15 están embrujados, donde las escaleras de los bomberos no llegaban. La gente sigue viendo sombras en las escaleras y experimenta el mal funcionamiento de los ascensores. Las alarmas de incendio que se activan sin que haya fuego son también algunas de las actividades que aparentemente están ocurriendo allí.

Tampoco es la única tragedia ocurrida en el lugar donde se levanta el edificio.

Tierra maldita

En 1948, un profesor de química llamado Paulo Camargo vivía en una casa en el mismo lugar donde se construiría el edificio Joelma con su madre y dos hermanas. Tenían muchas enfermedades en la familia, lo que suponía un gran esfuerzo para Camargo, que tenía que ocuparse de ellas. Las cosas no mejoraron cuando Camargo encontró una novia llamada Isaltina dos Amaros que su madre no aprobaba.

Todo terminó con Camargo matando a toda su familia disparándoles y arrojándolos a un pozo. Nunca encontraron un motivo claro de por qué acabó haciendo lo que hizo. Y tampoco tuvieron la oportunidad de indagar más. Cuando la policía llegó y descubrió el pozo, Camargo se suicidó con la misma pistola que había utilizado contra su familia.

Cuando construyeron el edificio Joelma se dice que cambiaron la entrada para que la dirección no coincidiera con la de los asesinos. Pero el lugar seguía siendo el mismo y algunos incluso lo llamaban tierra maldita.

Incluso antes de los horribles asesinatos, se creía que el lugar era un «pelourinho», un lugar público donde llevaban a los esclavos y criminales. Los ataban y torturaban, y a veces también los mataban para el público hasta la abolición de la esclavitud en 1888.

Purificado por un monje budista

Hoy el edificio Joelma vuelve a tener un nuevo nombre y algo se alza sobre una tragedia enterrada en el pasado. Tras el incendio, el Edificio Joelma cerró durante 4 años para su reconstrucción. Tras su reapertura, pasó a llamarse Edifício Praça da Bandeira.

En 2004, se hicieron obras en el edificio, pero todos se encontraron con trabajadores indecisos, que no querían estar allí. Muchos no querían entrar en el nuevo edificio hasta que fuera bendecido por un monje budista. El monje que hizo la bendición dijo en las entrevistas que había purificado el lugar y lo consideraba seguro. También dijo que no podía hacer nada con los fantasmas de los pisos superiores.

Pero, ¿es suficiente para evitar otra tragedia que un monje purifique el lugar? ¿Está la tierra supuestamente maldita limpia y curada? ¿O fue sólo una coincidencia que se produjera en la misma tierra que las atrocidades del pasado?

Tarot y videncia profesional – Aclara tus Dudas:


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.