El gobierno de Estados Unidos no puede explicar 143 de los 144 casos de objetos voladores no identificados reportados por aviones militares, según un esperado informe de inteligencia publicado el viernes.

Ese informe, publicado por la Oficina del Director de Inteligencia Nacional, pretendía arrojar luz sobre el misterio de esas decenas de objetos voladores, avistados entre 2004 y 2021, pero en su lugar dijo que no tenía datos adecuados para clasificarlos a todos menos a uno.

Ese único FANI – abreviatura de «fenómeno aéreo no identificado» – era un gran globo que se desinflaba, según el informe.

«Los demás siguen sin explicación», añadía el informe, exigido por el Congreso.

Aunque el informe afirmaba explícitamente que se habían registrado actividades «inusuales» en múltiples ocasiones, tampoco descartaba que esos incidentes fueran el resultado de errores o «spoofing».

«En un número limitado de incidentes, el PAU pareció mostrar características de vuelo inusuales. Estas observaciones podrían ser el resultado de errores de los sensores, de la suplantación de identidad o de la percepción errónea de los observadores y requieren un análisis riguroso adicional», decía el informe.

El informe no menciona a los extraterrestres ni siquiera insinúa vagamente una explicación extraterrestre para los avistamientos reportados, pero deja claro que gran parte de los fenómenos pueden estar más allá de los medios existentes que el gobierno tiene para identificar tales objetos.

Un alto funcionario del gobierno estadounidense dijo antes de la publicación del informe el viernes que «no tenemos indicios claros de que haya una explicación no terrestre para ellos, pero iremos a donde nos lleven los datos».

El funcionario añadió: «No tenemos ningún dato que indique que alguno de estos fenómenos aéreos no identificados forme parte de un programa de recolección extranjero ni tenemos ningún dato que sea indicativo de un gran avance tecnológico por parte de un adversario potencial.»

Un fenómeno aéreo no identificado en un vídeo militar estadounidense.
Un fenómeno aéreo no identificado en un vídeo militar estadounidense.DoD vía To The Stars Academy of Arts & Science

El mes pasado, hablando sobre el próximo informe, los funcionarios dijeron a NBC News que el gobierno no había descartado la posibilidad de que los objetos voladores vistos por los aviones militares estadounidenses fueran aviones muy avanzados desarrollados por otras naciones. Estos funcionarios también dijeron que los objetos no parecían ser evidencia de tecnología secreta estadounidense, pero tampoco lo descartaron definitivamente.

Sin embargo, el informe -resultado de una disposición en el proyecto de ley de alivio y apropiaciones de 2,3 billones de dólares que el ex presidente Donald Trump firmó el año pasado- dijo que estos «fenómenos aéreos no identificados» representaban problemas de seguridad de vuelo y posibles problemas de seguridad operativa. Partes del informe permanecieron clasificadas.

«Hay una amplia, amplia gama de fenómenos que observamos que finalmente se ponen en la categoría de UAP. No hay una sola explicación para el UAP, es más bien una serie de cosas», dijo el viernes el alto funcionario estadounidense.

El Departamento de Defensa creó en agosto el Grupo de Trabajo de Fenómenos Aéreos No Identificados para investigar y «obtener información» sobre la «naturaleza y los orígenes» de los objetos voladores no identificados. A principios de ese año, el Departamento de Defensa desclasificó tres vídeos tomados por pilotos de la Marina -uno de 2004 y dos de 2015- que mostraban misteriosos objetos volando a gran velocidad por el cielo.

«Los fenómenos aéreos observados en los vídeos siguen siendo caracterizados como ‘no identificados'», dijeron entonces los funcionarios del Pentágono en un comunicado.

Los tres videos se habían filtrado años antes, pero los funcionarios del Pentágono dijeron que desclasificaron las imágenes para «aclarar cualquier concepto erróneo del público sobre si las imágenes que han estado circulando eran reales o si hay más en los videos.»

El viernes no se publicaron más incidentes ni vídeos como parte del informe.

Según el informe, se informó de 18 incidentes en los que los PAU que se vieron presentaban algún tipo de «patrones de movimiento o características de vuelo inusuales», incluida la propulsión u otra tecnología que no era evidente y que podría ser avanzada. Once de los incidentes notificados estuvieron a punto de chocar con aviones militares, según el informe.

«Algunos PAU parecían permanecer inmóviles en los vientos en altura, moverse en contra del viento, maniobrar bruscamente o moverse a una velocidad considerable, sin medios de propulsión discernibles», dijo el informe, al describir esos incidentes. «En un pequeño número de casos, los sistemas de las aeronaves militares procesaron energía de radiofrecuencia (RF) asociada a los avistamientos de FANI», añadió el informe.

El informe también decía que «había cierta agrupación de observaciones de FANI en cuanto a la forma, el tamaño y, en particular, la propulsión» y que «los avistamientos de FANI también tendían a agruparse en torno a los campos de entrenamiento y pruebas de Estados Unidos.»

El informe, sin embargo, concluyó que «esto puede ser el resultado de un sesgo en la recolección como resultado de la atención centrada, un mayor número de sensores de última generación que operan en esas áreas, las expectativas de la unidad, y la orientación para informar de las anomalías.»

Todos los vídeos de los incidentes que se han publicado hasta ahora siguen sin explicación, según el informe.

El informe señala que la limitada cantidad de datos anecdóticos -en contraposición a los datos científicos- y las incoherencias en los informes debido a la falta de un sistema estandarizado hacen que la evaluación de los ovnis sea un reto.

«La cantidad limitada de informes de alta calidad sobre los fenómenos aéreos no identificados (FAN) dificulta nuestra capacidad para sacar conclusiones firmes sobre la naturaleza o la intención de los FAN. El Grupo de Trabajo sobre Fenómenos Aéreos No Identificados (UAPTF) examinó una serie de informaciones sobre FANI descritas en los informes militares y de la CI (Comunidad de Inteligencia) de los Estados Unidos, pero debido a que los informes carecían de suficiente especificidad, finalmente reconoció que era necesario un proceso de información único y adaptado para proporcionar datos suficientes para el análisis de los eventos FANI», decía el informe.

«Francamente, aún nos queda mucho trabajo por hacer para poder evaluar y abordar realmente la amenaza que suponen los FANI», dijo el viernes el alto funcionario estadounidense. «No todos los FANI son lo mismo».

El Pentágono, según el informe, preferiría basarse en un enfoque científico y basado en datos para recopilar información sobre los FANI, en lugar de las observaciones anecdóticas de las que informan los aviones militares.

Para ello, la Oficina del Director de Inteligencia Nacional y el Pentágono están haciendo esfuerzos para crear una nueva estrategia de recopilación para estandarizar la información sobre los OVNIs, según el informe. Las agencias dijeron que informarán al Congreso sobre sus progresos en los próximos 90 días, según el informe.

En una declaración tras la publicación del informe, el secretario de prensa del Pentágono, John Kirby, dijo que se había ordenado a la oficina de inteligencia que desarrollara un plan para formalizar esa misión.

Los legisladores de ambos partidos exigieron al gobierno que hiciera más por investigar.

«Estados Unidos debe ser capaz de entender y mitigar las amenazas a nuestros pilotos, ya sean de drones o globos meteorológicos o capacidades de inteligencia del adversario», dijo el presidente del Comité de Inteligencia del Senado, el senador Mark Warner, demócrata de Virginia. «El informe bastante inconcluso de hoy sólo marca el comienzo de los esfuerzos para entender e iluminar lo que está causando estos riesgos para la aviación en muchas áreas en todo el país y el mundo.»

El senador Marco Rubio, el principal republicano de esa comisión, añadió: «Este informe es un primer paso importante para catalogar estos incidentes, pero es sólo un primer paso.»

«El Departamento de Defensa y la Comunidad de Inteligencia tienen mucho trabajo que hacer antes de que podamos entender realmente si estas amenazas aéreas representan una seria preocupación para la seguridad nacional», añadió Rubio, que presionó al gobierno para que realizara el informe sobre ovnis.

El presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, el demócrata Adam Schiff, dijo: «Deberíamos abordar estas cuestiones sin ideas preconcebidas para fomentar un análisis exhaustivo y sistematizado de los posibles riesgos para la seguridad nacional y la seguridad de los vuelos que plantean los fenómenos aéreos no identificados, tanto si son el resultado de un adversario extranjero, de fenómenos atmosféricos u otros fenómenos aéreos, de desechos espaciales o de algo totalmente distinto.»

Magia blanca dinero trabajo amor


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.