Utilizando los datos del satélite Swarm de la ESA, los científicos han descubierto un tipo de onda magnética completamente nuevo que viaja por la parte más externa del núcleo exterior de la Tierra. Este descubrimiento, que abre una nueva ventana a un mundo hasta ahora desconocido, fue presentado en el Simposio Planeta Vivo de la ESA. El artículo correspondiente se publicó en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

El campo geomagnético puede compararse con una burbuja gigante que protege al planeta de las partículas cargadas procedentes del Sol y de la Galaxia circundante. Sin un campo magnético, la vida familiar para los humanos sería imposible. Por lo tanto, conocer cómo y dónde se genera este campo magnético, cómo interactúa con el viento solar, por qué experimenta notables fluctuaciones y a veces se debilita seriamente, es una necesidad vital.

Las tormentas solares pueden dañar las redes de comunicaciones, a veces dañando gravemente los sistemas de navegación y los satélites. Gran parte del campo geomagnético es generado por un océano de hierro líquido sobrecalentado y arremolinado que constituye el núcleo externo de la Tierra a una profundidad de 3.000 km. Actuando como un conductor giratorio en una dinamo, este océano genera corrientes eléctricas y un campo electromagnético en constante cambio.

La misión Swarm de la ESA, compuesta por tres satélites Alpha, Bravo y Charlie, que comenzó a funcionar en 2014, permite seguir los cambios en el campo geomagnético, así como captar otras señales electromagnéticas que emanan del núcleo terrestre, la corteza, los océanos, la ionosfera y la magnetosfera.

Anteriormente, el núcleo fue explorado por el satélite canadiense CASSIOPE, que, a su vez, se convirtió en el sucesor de un proyecto similar CHAMP, que llevaba en órbita desde el año 2000.

Descubiertas por esta misión, cada siete años se propagan nuevas y misteriosas ondas electromagnéticas a lo largo de la superficie del núcleo externo de la Tierra, donde éste pasa al manto.

No sabemos qué son estas ondas ni de dónde vienen, pero pensando en la teoría generalmente aceptada del campo magnético planetario, apareció alguna gran formación en el núcleo externo, que se mueve a una velocidad de 1500 kilómetros por año, 4 kilómetros por día o 170 metros por hora. Esta formación impulsa la onda magnética.

«Los geofísicos llevan mucho tiempo prediciendo la existencia de este tipo de ondas, pero se creía que operaban en escalas de tiempo mucho más largas de lo que han demostrado nuestros estudios», afirma el autor principal, Nicolas Gillet, de la Universidad francesa de Grenoble-Alpes.

«Los estudios del campo geomagnético con sensores colocados en la superficie de la Tierra mostraron que había algún tipo de acción de las ondas, pero necesitábamos la cobertura global que sólo las mediciones desde el espacio podían proporcionar para mostrar lo que realmente estaba sucediendo allí. Combinamos los datos del satélite Swarm, así como los de la anterior misión alemana Champ y la danesa Ørsted, con un modelo informático del geodinamo, y esto nos llevó a nuestro descubrimiento.»

Debido a la rotación de la Tierra, estas ondas se alinean a lo largo de su movimiento, y las fluctuaciones del geodinamo y de los campos magnéticos, asociadas a estas ondas, se dejan sentir con más fuerza cerca de la región ecuatorial del núcleo terrestre.

. .

La temperatura del núcleo exterior es de 4000 – 6000 grados Celsius, por lo que no hay submarinos en este río subterráneo. Y como no hay submarinos, entonces tal objeto que impulsa una onda magnética estable sólo puede ser una formación de vórtices en metal líquido, que se mueve allí como en la atmósfera.

Anteriormente, esta formación era obviamente inexistente, de lo contrario se habría visto, pero ahora parece que hay algún tipo de nuevo vórtice dinámico en el núcleo.

Es posible que numerosas maravillas atmosféricas de los últimos tiempos, como los sprites y los jets, estén asociadas a su aparición. También es muy probable que esta formación de vórtices esté relacionada de alguna manera con el cambio de polos, que, al parecer, se producirá en un futuro muy próximo.

Las mejores videntes Buenas del 2022


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *