La eliminación del carbono es «inevitable» mientras crece el peligro climático, según el nuevo informe del IPCC.

Eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera es esencial para cumplir los objetivos climáticos del Acuerdo de París, según un importante informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas.

Según el informe, es prácticamente imposible conseguir emisiones netas de carbono -la clave para frenar el calentamiento global- sin extraer cantidades masivas de gases de efecto invernadero de la atmósfera mediante árboles, tecnología y otros sumideros de carbono.

Pero hay una trampa.

Si el mundo depende demasiado de la eliminación del carbono, la sociedad corre el riesgo de sobrepasar los objetivos de París y de sufrir impactos climáticos cada vez más graves.

Esa es la delicada línea de la eliminación del dióxido de carbono, que hace que sea un tema a menudo tenso entre los científicos del clima, los activistas y los responsables políticos.

La eliminación del carbono se considera cada vez más una herramienta esencial en el arsenal contra el cambio climático. Puede lograrse de diversas maneras, algunas más probadas a gran escala que otras. Muchos paisajes, como los bosques y los humedales, absorben naturalmente el carbono del aire. También hay medios tecnológicos para extraer el carbono de la atmósfera, utilizando minerales especiales o máquinas de absorción de carbono.

Pero la fuerza con la que se puede -o debe- eliminar el carbono es objeto de debate.

El informe del IPCC publicado ayer profundiza en algunas de estas cuestiones. Incluye una sección completa sobre la eliminación del dióxido de carbono, lo que la convierte en un elemento de debate más importante que en anteriores informes del IPCC.

El informe es la última entrega de una evaluación climática en tres partes del IPCC. Mientras que las dos primeras secciones se centraron en la ciencia del cambio climático y sus efectos en el planeta, la última entrega esboza las medidas que las sociedades humanas pueden tomar para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y detener el calentamiento global.

El informe presenta un duro mensaje al mundo. Cumplir los objetivos climáticos del Acuerdo de París sigue siendo técnicamente posible, pero requiere un esfuerzo internacional inmediato, rápido y coordinado para revisar la sociedad humana en la Tierra (Greenwire, 4 de abril).

eliminación del carbono

Limitar el calentamiento global a 1,5 grados Celsius, el objetivo más ambicioso del Acuerdo de París, requeriría que las emisiones globales de gases de efecto invernadero se redujeran a casi la mitad durante la próxima década. Y el mundo tendría que alcanzar las emisiones netas cero a principios de la década de 2050.

El informe explora un amplio abanico de medidas que el mundo puede adoptar para conseguirlo. Las emisiones deben reducirse rápidamente en todos los sectores de la sociedad humana, incluidos la energía, el transporte, los edificios, la industria y el uso del suelo.

Es técnicamente posible eliminar la mayor parte de las emisiones de las actividades humanas cambiando a formas de electricidad y combustible de bajo o nulo contenido en carbono, utilizando formas más sostenibles de silvicultura y agricultura, conservando los sumideros naturales de carbono, etc. Pero hay algunos sectores difíciles de descarbonizar que, incluso con los mejores esfuerzos, probablemente tendrán algunas emisiones residuales.

Ahí es donde entra la eliminación del dióxido de carbono.

La compensación de estas emisiones residuales es necesaria para alcanzar el carbono neto cero, la única manera de detener completamente el calentamiento global. Esto hace que la eliminación del carbono sea «inevitable», según el nuevo informe del IPCC.

Pero, en teoría, el mundo podría dar un paso más. En lugar de limitarse a compensar las emisiones difíciles de eliminar, la eliminación de carbono podría utilizarse para extraer más CO2 que el mundo está vertiendo. Se trata de un concepto conocido como «emisiones negativas» y, si tiene éxito, podría reducir la temperatura de la Tierra.

Pero los científicos llevan años advirtiendo de que es un negocio arriesgado.

Por un lado, todavía existe cierta incertidumbre científica sobre la cantidad exacta de carbono que puede extraerse de la atmósfera mediante diversas estrategias y tecnologías de eliminación. Algunas de estas estrategias conllevan contrapartidas o efectos secundarios, como la necesidad de grandes recursos de tierra y agua en el caso de los métodos naturales, o de grandes necesidades energéticas en el caso de los tecnológicos.

Al mismo tiempo, algunos expertos en políticas han advertido que confiar demasiado en el concepto de emisiones negativas podría tener un efecto secundario peligroso. Dicen que podría inducir a los responsables políticos a la falsa creencia de que reducir las emisiones hoy es menos urgente de lo que es en realidad, que siempre pueden sobrepasar los objetivos climáticos de París y volver a bajar las temperaturas más adelante.

La segunda entrega de la serie de tres partes del IPCC, publicada en febrero, advierte de los riesgos asociados al rebasamiento de las temperaturas globales. Cada pequeño calentamiento expone al planeta a impactos climáticos peores, y algunos de estos efectos no se pueden deshacer bajando las temperaturas a posteriori. Algunos efectos climáticos son irreversibles.

Si el planeta supera incluso temporalmente los 1,5 C, el informe afirma que «muchos sistemas humanos y naturales se enfrentarán a graves riesgos adicionales».

Al mismo tiempo, los científicos reconocen que es cada vez más probable que se produzca un pequeño rebasamiento del objetivo de 1,5 C.

De hecho, puede ser casi seguro.

«Es casi inevitable que, al menos temporalmente, sobrepasemos el 1,5», dijo ayer Jim Skea, experto en energía del Imperial College de Londres y copresidente del grupo de trabajo del IPCC que elaboró el informe, en una presentación virtual del nuevo informe.

Aunque técnicamente todavía es posible alcanzar el objetivo sin rebasar el límite, la mayoría de los escenarios futuros compatibles con 1,5 C implican al menos un poco de rebasamiento, y eso implica la necesidad de al menos un poco de emisiones negativas.

La cantidad exacta depende de la rapidez con que se reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero en la próxima década, señala el informe. Los escenarios compatibles con un rebasamiento bajo o nulo -y, por tanto, con una dependencia limitada de las emisiones negativas- requieren mayores reducciones de carbono de aquí a 2030.

En otras palabras, el papel futuro de la eliminación del dióxido de carbono depende en gran medida de las acciones del mundo en los próximos 10 años. Unas reducciones profundas y rápidas de las emisiones hoy significan una menor dependencia de la eliminación de carbono en el futuro.

Y el informe deja claro que, aunque es necesaria cierta eliminación de carbono para alcanzar los objetivos climáticos del mundo, «no puede servir como sustituto de las reducciones profundas de emisiones».

La principal herramienta para abordar el cambio climático sigue siendo la misma solución que los científicos han presentado durante décadas: reducir los gases de efecto invernadero lo más rápidamente posible hoy.

Tarot Trabajo y Dinero💰Próximas BUENAS NOTICIAS para TI


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.