La extraña historia de Mary Reeser - Combustión

(1881-1951), una viuda («la viuda de la ceniza») de 67 años de St. Petersburg, Florida, aparentemente sufrió una combustión espontánea.

La última vez que se vio a Mary con vida fue a las 9 de la noche del incendio. Su hijo, el Dr. Richard Reeser, y su casera, la Sra. Pansy Carpenter, habían visitado a Mary y se habían despedido a eso de las 21:00 horas, dejando a Mary sentada cómodamente en su sillón.

El 2 de julio, la mañana siguiente al incendio, la señora Carpenter descubrió que el pomo de la puerta del apartamento de Mary estaba caliente al tacto. Sospechando que se había producido un incendio, llamó inmediatamente a la policía.

Al entrar en el apartamento de Mary, se encontraron con un espectáculo espeluznante. Los restos de Mary fueron descubiertos en una silla quemada de la que sólo quedaban los muelles carbonizados.

Las únicas partes que le quedan son su pie izquierdo, todavía en pantuflas, su columna vertebral y un cráneo misteriosamente encogido.

El cuerpo de Mary, que pesaba 170 libras, había quedado reducido a menos de 10 libras.

El único daño en el apartamento era una pequeña zona circular quemada. A un lado había un enchufe de plástico que se había fundido y que hizo que su reloj se parara a las 4:20 de la mañana. Estos hallazgos y los restos de María desconcertaron a los bomberos, la policía y los patólogos que los examinaron.

combustion espontanea real

El apartamento de Mary mostraba todos los signos de los daños causados por el calor. Las paredes estaban cubiertas de un hollín grasiento, un espejo se había agrietado, los interruptores de plástico y dos velas sobre una cómoda, que dejaban sus mechas sin quemar y un charco rosado de cera debajo.

Los expertos dicen que una cremación tan extrema requiere una temperatura de 2.500 grados.

Un cigarrillo nunca podría haber producido una temperatura tan alta si hubiera encendido la silla o la ropa. Un patólogo del FBI realizó pruebas para detectar gasolina, pero no se encontró nada. Incluso se consideró la posibilidad de una tormenta eléctrica, pero la noche de su muerte no hubo ninguna tormenta de este tipo en San Petersburgo.

7 julio de 1951, el jefe de la policía de San Petersburgo, J Reichert, envió una caja de pruebas del lugar de los hechos al director del FBI, J. Edgar Hoover. Incluía fragmentos de vidrio encontrados en las cenizas, seis «pequeños objetos que se cree que son dientes», una sección de la alfombra y el zapato superviviente.

Reichert envió una nota con la evidencia, que decía: «Pedimos cualquier posible explicación de cómo el cuerpo humano pudo quedar tan destruido y el fuego confinado en una zona tan pequeña y con tan pocos daños en la estructura del edificio y los muebles de la habitación ni siquiera chamuscados o dañados por el humo».

Meses después de la muerte de Mary Reeser, el Jefe de Policía y el Jefe de Detectives firmaron un comunicado, en el que se informaba de la muerte de Mary por haberse quedado dormida con un cigarrillo. A pesar de que ya se había concluido que tal incendio era imposible. La declaración sirvió para cerrar públicamente la investigación.

Entonces, ¿qué le ocurrió realmente a Mary Reeser? ¿Podría haber sido una Combustión Humana Espontánea?

Este es un breve relato de cómo Wikipedia describe la CSE:

«La combustión humana espontánea (CSH) describe supuestos casos de combustión de un cuerpo humano vivo sin una fuente externa aparente de ignición. Aunque se han citado unos 200 casos en todo el mundo durante un período de unos 300 años, la mayoría de los supuestos casos se caracterizan por la falta de una investigación exhaustiva, o se basan en gran medida en rumores y testimonios orales. En muchos de los casos más recientes, en los que se dispone de pruebas fotográficas, se alega que había una fuente externa de calor presente (a menudo cigarrillos), y que nada ocurrió «espontáneamente».

Muchas hipótesis intentan explicar los diversos casos de combustión espontánea humana. En general, se dividen en tres grupos:

  • * Explicaciones paranormales (por ejemplo, un fantasma o una intervención divina)
  • * Explicaciones naturales basadas en un fenómeno desconocido y no observado (por ejemplo, la producción de un gas anormalmente concentrado o el aumento de los niveles de alcohol en sangre provocan una ignición espontánea)
  • * Explicaciones naturales que implican una fuente de ignición externa (por ejemplo, a la víctima se le cayó un cigarrillo)

Oraculo del Futuro Consultas rápidas


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.