El abducido, Julio Platner, agricultor y empresario de la pequeña ciudad de Winifreda, vivió una experiencia de pesadilla tras una visita rutinaria a la finca de un amigo.

Winifreda era entonces un pueblo de 1.700 habitantes, está situado a 670 kilómetros de Rosario y a 45 kilómetros al norte de Santa Rosa, capital de la provincia de La Pampa.

Como la mayoría de los habitantes de este pequeño pueblo, Julio Platner, de 33 años en ese momento, se dedicaba al negocio del cultivo de cereales. Era un hombre sencillo de pocas palabras que rara vez leía las noticias.

La historia de abducción alienígena del agricultor Julio Platner

La historia

En la tarde del 9 de agosto de 1983, Julio Platner visitó la finca de Antonio Fisher, situada a unos 10 kilómetros de la localidad de Winifreda, con motivo de una venta de cereales que realizó.

Mantuvieron una charla amistosa que se prolongó más de lo previsto y sobre las 19:30 horas, Platner decidió irse a su casa. Fisher le condujo hasta el lugar donde había aparcado su camión y antes de marcharse le pidió a Platner que se asegurara de cerrar la puerta antes de salir para evitar que los caballos salieran de la finca.

Mientras Platner se dirigía a la entrada de la finca, vio un reflejo entre los árboles, pero Platner ignoró este reflejo.

Cuando llegó a la puerta, se bajó de su camioneta para cerrarla y de repente vio una masa de luz brillante que se abalanzaba hacia él, parecía una luz de soldadura y producía un sonido como el de una turbina. Instintivamente intentó cubrirse la cara con el brazo derecho, pero perdió el conocimiento.

Cuando recuperó la conciencia, se encontró en una camilla o silla, similar a la que utilizan los dentistas, rodeado por cuatro seres que le observaban atentamente.

Vio que la habitación era amplia y esférica, sin rincones apreciables y las paredes parecían acolchadas porque en ciertas partes notó algo como paquetes. El lugar estaba bien iluminado, pero Platner no pudo identificar ninguna fuente de luz convencional.

A su derecha vio una ventana, que notó por su brillo en contraste con el resto del entorno que era más opaco y no mostraba detalles. Platner estimó que permaneció en esa habitación durante unos 5 minutos.

La historia de abducción alienígena del agricultor Julio Platner2

Los seres que le acompañaban tenían una forma antropomórfica, con una altura estimada de 1,60-1,70 metros. Dos de ellos estaban delante de Platner y los otros dos a cada lado y ligeramente detrás de él.

Uno de los seres tenía pechos, por lo que Platner lo identificó como una mujer. Ella sostenía el hombro derecho de Platner con su mano izquierda.

La historia de abducción alienígena del agricultor Julio Platner3

Los ojos de estos seres eran grandes, redondos, fijos y no tenían párpados, en lugar de estar hundidos en una cavidad, sobresalían de la cara y Platner dijo que en el centro de cada ojo había otro ojo encima del otro. Los labios eran finos, similares a los de los humanos y la nariz era plana y tenía dos pequeños agujeros.

Sus movimientos eran suaves y lentos, lo que daba a Platner la sensación de que se deslizaban en lugar de caminar. Platner describió los trajes como una sola pieza ajustada al cuerpo de color gris verdoso, pero le dio la impresión de que estaba integrada a la piel sin costuras ni bordes.

Platner, que intentó comunicarse, no pudo emitir ningún sonido ni pudo oír lo que decían los seres cuando movían los labios.

Dijo que el ser femenino le informó telepáticamente de que podía contar a los demás lo que le estaba ocurriendo, pero también le aseguró de antemano que no todos le creerían. A continuación, un segundo mensaje le instó a calmarse.

Platner recuerda un silencio total, que la temperatura era bastante normal y que no podía sentir la mano que tenía sobre su hombro derecho. En un momento dado, intentó levantarse, pero su cabeza chocó con una barrera que no podía ver.

«Era una habitación… algo esférica, cubierta por revestimientos, lo que nunca había visto antes. Era tan brillante como el día, pero no podía decir de dónde venía la luz, porque no había nada – ninguna bombilla, ninguna luz, ninguna fuente. Era brillante, muy brillante; con una terrible sensación de calma. Casi te daban ganas de pasar el resto de tu vida allí».

No recuerda haber sido golpeado, sino que se sintió paralizado. Observando su propio cuerpo, se dio cuenta de que le habían quitado la chaqueta y el jersey, aún tenía el reloj en la mano y la camisa puesta, pero la manga del brazo izquierdo estaba envuelta.

El ser femenino mantenía su mano izquierda sobre su hombro derecho y los otros seres le aplicaron en la muñeca izquierda un tubo transparente de unos 20 centímetros, con un extremo flexible que terminaba en una esfera. Entonces uno de los seres movió el objeto sobre la superficie de su brazo izquierdo y se detuvo en la fosa cubital.

El tubo se llenó de sangre hasta la mitad, según Platner, parecía subir como un remolino. Después de la extracción, se le instó a ponerse de pie, lo que hizo que Platner se sintiera inseguro. Lo último que recuerda es que los seres desaparecieron de repente.

El despertar

Platner recuperó la conciencia dentro de su camión. Habían pasado unos 45 minutos desde el resplandor de luz que cayó sobre él. Estaba sentado con las manos en el volante y recordó:

«No me faltaba nada. Tenía el reloj en la mano y estaba de nuevo completamente vestido. Incluso tenía la chaqueta cerrada hasta la mitad como antes, algo que me llamó la atención porque la cremallera tenía un defecto en la parte inferior y era difícil de mover.

«Las llaves estaban puestas, pero el motor estaba apagado, lo mismo que los faros, que antes estaban encendidos. El coche arrancó sin problemas».

Enseguida reconoció el paisaje y se dio cuenta de que estaba en un camino de tierra a unos 17 kilómetros de la puerta de la finca de Fisher. Entonces recordó que Fisher le había pedido que cerrara la verja, así que volvió al lugar para cerrar la verja.

Platner dijo que después de salir a cerrar el portón, se dio cuenta de la extraña experiencia que había vivido. Se puso delante de los faros del camión y vio que tenía marcas en el brazo izquierdo, de donde manaba sangre.

Platner subió a su camión y se dirigió a su lugar de trabajo en Winifreda. Llegó a Nervi S.A. aproximadamente a las 20:30 horas, pero no comunicó lo sucedido a sus compañeros de trabajo. Permaneció allí hasta las 21:00 horas y luego se fue a casa.

Su esposa notó que estaba molesto, debido a su insistencia por saber lo que había pasado, Platner le contó lo sucedido. Ella le aconsejó que al día siguiente visitara a Adolfo Pizarro, el médico de la familia.

El diagnóstico del médico

El Dr. Pizarro examinó las marcas y comprobó que la lesión de la muñeca parecía un simple rasguño. La marca que apareció en la fosa cubital era un pinchazo en una vena similar a la extracción de sangre.

El médico consideró que el pinchazo no parecía haber sido producido por una jeringa común, ya que se veían varios agujeros pequeños y las marcas en la superficie no mostraban evidencia de un hematoma.

La historia de abducción alienígena del agricultor Julio Platner4

El Dr. Adolfo Pizarro y su significativo testimonio: «Me impresionó lo que parecían ser agujeros más pequeños que los producidos por una aguja, por muy pequeño que fuera el calibre. Se producía por algo extraño, como si se hubiera aspirado algo sin que se introdujera nada rígido o metálico.

«Esa fue la impresión que me quedó. No había derrame de sangre; es decir, cuando una extracción de sangre está mal hecha, cuando la vena está mal pinchada, quedan unos hematomas impresionantes. No hay absolutamente ninguna señal de eso. Digamos que esto corrobora el hecho de que la vena fue abierta. Una extracción de sangre bien hecha debería dejar esta marca, y no la otra.

«Lo otro, por lo que me dijo Julio, pudo ser un intento fallido de extracción de sangre. Entre nosotros, es perfectamente aceptable tener que encontrar la vena dos veces en una persona gordita. Sin embargo, es extraño que estas personas tengan que buscar la vena. La dificultad para acceder a las venas se da en este sujeto, que es gordito. Pueden haber ocurrido dos cosas diferentes. No creo que sólo hayan sacado sangre.

«Noté que estaba muy seguro de sí mismo, tal vez algo excitado, pero me impresionó por ser veraz, como alguien que ha pasado por una experiencia real. Tenía los rasgos de un acontecimiento real, de un hecho real».

Las secuelas

Julio Platner sigue viviendo en su pueblo natal, Winifreda, donde ocurrió la experiencia. Platner está casado con María Eva Schreiber, es padre de Ariel, Miguel y Diego, y abuelo de Fiama, Felipe, Camila y Martín.

«No tengo ningún problema cada vez que alguien quiere escuchar mi historia y no me importa si me creen o no»

«Quería hablar con ellos, preguntarles quiénes eran, qué querían, pero me di cuenta de que cuando lo pensaba tenía respuestas instantáneas telepáticamente.

«Me dijeron que estuviera tranquilo, que esto que le estaba pasando era algo común en el mundo. Mi vida no cambió en absoluto, seguí trabajando, haciendo lo mío.

«¿Sabes? Creo que hay civilizaciones mucho más avanzadas que la nuestra y que, de alguna manera, nos observan, nos miran, nos estudian, y quizás un día aparezcan al mundo. No, no estoy esperando eso.

«A veces la gente me pregunta si soy el hombre del caso OVNI, pero nada más, a veces los estudiosos de los OVNIs vuelven a pedirme mi testimonio también».

carta astral gratis online 2022

Categorías: Ovnis

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.