Un vietnamita tuvo que ser rescatado por un pesquero tailandés tras intentar cruzar el mar de Andamán en una barca hinchable para buscar a su mujer.

El miércoles 23 de marzo, la Marina Real Tailandesa recibió un informe del capitán de un pesquero sobre una pequeña embarcación neumática que habían avistado en el mar de Andamán, a unos 80 kilómetros de la costa.

Al parecer, había un hombre en su interior con algo de equipaje, un depósito de agua potable casi vacío y algunos fideos instantáneos.

El hombre no hablaba tailandés ni inglés, y temiendo que pudiera matarse, el barco pesquero decidió remolcarlo a él y a su embarcación hasta un lugar seguro.

Los marinos tailandeses interceptaron el barco pesquero e intentaron hablar con el hombre rescatado, pero no pudieron sacarle mucho.

Más tarde trajeron a un intérprete vietnamita, y los funcionarios supieron que el hombre, Ho Huang Hung, estaba en una misión desesperada para buscar a su esposa en la India.

Había perdido el contacto con ella hace dos años a causa de la pandemia de Covid-19 y esperaba volver a conectar.

Al parecer, el hombre de 37 años había volado a Bangkok desde la ciudad de Ho Chi Minh el 2 de marzo, con la esperanza de tomar luego un vuelo a Mumbai (India).

Desgraciadamente, tuvo problemas para conseguir un visado y no pudo seguir con el plan, así que en su lugar viajó a Pattaya, donde compró su bote hinchable azul y amarillo y comenzó su viaje el 5 de marzo.

Hung dijo a las autoridades tailandesas que estaba dispuesto a remar hasta la India, a través del océano Índico, un viaje de unos 2.000 kilómetros.

Desgraciadamente, tras 18 días en el mar, el vietnamita sólo estaba a 80 kilómetros de la costa tailandesa. A este ritmo, siempre que no le ocurriera nada malo, habría alcanzado su objetivo en unos 625 días.

Con sólo 10 paquetes de fideos instantáneos y un poco de agua, Ho Huang Hung tenía suficientes provisiones para tal vez durar unos días más, pero definitivamente no otros 20 meses.

Y con el ciclón Asani que se estaba gestando en el Golfo de Bengala, tuvo suerte de que lo encontraran cuando lo hicieron.

A pesar de no haber planificado su precario viaje, la determinación de Hung impresionó incluso a la Marina tailandesa, que recientemente tuiteó: «No importa lo grande que sea el océano… no puede interponerse en el camino del verdadero amor de este hombre».

A Hung se le ha ofrecido alojamiento temporal hasta que las autoridades decidan cómo ayudarle a reunirse con su esposa.

Tarot del Destino 2022!!! Futuro inmediato gratis:


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *