Olvídate de Kenia. Olvídate de las madrasas secretas. La verdad siniestra e impactante sobre el pasado de Barack Obama no se encuentra en África oriental, sino en el espacio exterior. De joven, a principios de los años 80, Obama formó parte de un proyecto secreto de la CIA para explorar Marte. Eso es lo que afirman, al menos, un par de autoproclamados viajeros del tiempo que juran haber atravesado el tiempo y el espacio a instancias del gobierno.

Olvídate de Kenia. Olvídate de las madrasas secretas. La siniestra y sorprendente verdad sobre el pasado de Barack Obama no se encuentra en África oriental, sino en el espacio exterior. De joven, a principios de los años 80, Obama formó parte de un proyecto secreto de la CIA para explorar Marte. El futuro presidente se teletransportó allí, junto con el futuro jefe de Darpa.

Eso es lo que afirman, al menos, un par de autoproclamados agentes gubernamentales que viajan en el tiempo y exploran el universo. Andrew D. Basiago y William Stillings insisten en que una vez sirvieron como «crononautas» a instancias de Darpa, atravesando los límites del tiempo y el espacio. Lo juran: Un joven Barack Obama fue uno de ellos.

Tal vez todo esto suene fantástico, absurdo y más que un poco loco. No podríamos estar más de acuerdo. Esa es una de las razones por las que nos encantan las teorías conspirativas: cuanto más increíblemente locas, mejor. Cada semana durante el 2012, cuando los mayas nos digan que esperemos el apocalipsis, Danger Room quitará una nueva capa de locura para exponer esas maquinaciones tan astutamente ocultas que impulsan este plano de existencia condenado. Bienvenidos – de nuevo – al martes de papel de aluminio.

Según Basiago y Stillings, Obama no sólo miente sobre su identidad. También miente sobre su historial de servicio militar. Mientras que sus oponentes políticos en 2008 le atacaron por no haber servido nunca, en realidad, estaba ocultando su participación en un programa intergaláctico oculto de la CIA que tuvo lugar en un colegio comunitario de California en 1980.

Oficialmente, la Casa Blanca dice que Obama nunca fue a Marte. «Sólo si se cuenta ver Marvin el Marciano», dice Tommy Vietor, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, a Danger Room. Pero eso es exactamente lo que un cronista secreto quiere que creas.

Obama no fue el único que hizo el viaje de otro mundo. Como «Barry Soetero», Obama, de 19 años, fue uno de los 10 jóvenes seleccionados para teletransportarse en secreto hacia y desde Marte, formando una banda de Teen Titans interplanetarios. Regina Dugan, la directora de Darpa, era otro de los miembros.

Entre 1981 y 1983, se supone que visitó Marte en dos ocasiones, a través de una cámara de teletransporte llamada «sala de salto». Basiago, un compañero crononauta, dijo al sitio web Exopolítica que vio a Obama «volver a la sala de salto desde el otro lado del terreno marciano». Para reconocer a su compañero, se dice que Obama le dijo a Basiago: «Estamos aquí», aparentemente, «con cierto sentido de fatalismo».

No se sabe qué hizo exactamente Obama en Marte. (¿Socializar la sanidad marciana, quizás? ¿Construir una imprenta de certificados de nacimiento?) Su misión era peligrosa, según Basiago y Stillings. La CIA deseaba «establecer un régimen de defensa que protegiera a la Tierra de las amenazas del espacio», así como una reclamación legal de «soberanía territorial», lo que convertía a Obama en una especie de conquistador marciano. Presumiblemente, los responsables de la CIA necesitaban que Obama «aclimatara a los humanoides y animales marcianos a su presencia» para asegurar la alianza entre Estados Unidos y los marcianos. (Apostamos a que ni siquiera estaba consciente de los animales marcianos).

«Sencillamente, tu tarea es que te vean y no te coman», le dijo supuestamente a un joven Obama un crononauta mayor, el comandante retirado del ejército Ed Dames.

Puedes burlarte de la idea de Obama en Marte. Pero explica muchas cosas. Obviamente, la controversia sobre el certificado de nacimiento es un efecto secundario de que Obama se olvidó de establecer suficientemente su identidad falsa cuando aprendió a manipular el tiempo y el espacio. (Dugan tiene un historial demostrado de apoyo a los viajes espaciales; hay que romper la «sala de salto»). ¿Y quién sino un hombre acostumbrado a mantener el secreto más explosivo del país se sentiría cómodo librando tantas guerras no declaradas? Ignoren a Basiago y a Stillings por su cuenta y riesgo. Si Obama es reelegido, Estados Unidos finalmente colonizará Marte.

Fuente www.wired.com

Futuro Dinero amor salud


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.