El talentoso atleta Scott Drummond fue reclutado por el ejército en 1971. Mientras sus compañeros eran enviados a Vietnam, él tuvo suerte: sus habilidades en el baloncesto le permitieron evitar el frente. Jugó en Alemania cuando muchos de sus compañeros morían en Vietnam.

Aunque Drummond escapó de la guerra, se enfrentó a la muerte mientras esquiaba a la edad de 28 años. Tuvo una experiencia cercana a la muerte durante la cual fue al cielo y conoció al Creador.

& recibir nuestras últimas noticias

No habló de su experiencia durante 40 años, hasta que llegó el momento de apoyar a otros en momentos difíciles.

Ahora, con 68 años, Drummond vive en Provo, Utah, donde tuvo un accidente en la montaña hace décadas. Al quitarse el guante, vio que su pulgar dislocado colgaba sin fuerzas contra la piel. Drummond llamó a su mujer y le llevaron al hospital, donde tuvo una experiencia extracorporal durante la operación. Drummond relató más tarde lo sucedido.

«Estaba tumbado en la mesa de operaciones, y los médicos estaban planeando comenzar la operación. A mi lado había una enfermera y un médico. Pusieron una sábana entre el dedo operado y yo», dijo a The Epoch Times.

«El anestesista debía darme un medicamento para dormirme durante la operación, pero le llamaron de urgencia».

Aunque la enfermera tenía bastante experiencia, nunca había realizado un bloqueo de Beer (utilización de un torniquete para regular la anestesia local durante la operación). Por ello, cometió un error y, durante la operación, el medicamento golpeó el corazón de Drummond.

Scott Drummond

«Utilizaron lidocaína para la anestesia local. Más tarde descubrí que era alérgico a ella». Este es uno de los motivos que provocó la parada cardíaca, recordó Drummond. «Sucedió que me sacaron de mi cuerpo. Me quedé mirando mi cuerpo. Observé todo esto desde arriba, miré hacia abajo y vi mi cuerpo tendido en la mesa.

La enfermera salió corriendo de la habitación presa del pánico, gritando que había matado a Drummond. El personal médico empezó a trabajar para salvarle la vida, mientras el médico seguía operando su pulgar, todo lo cual Drummond podía ver claramente fuera de su cuerpo. De repente, oyó una voz en su cabeza:

«Es hora de irse».

«Alguien estaba a mi lado. No podía mirarlo, pero me comunicaba con él telepáticamente», dijo. – Y en el momento siguiente me di cuenta de que estaba de pie en un campo, y era un campo hermoso con hierba alta hasta la cintura. Esta hierba fluía hacia mí, y sentí que el amor emanaba de ella».

Drummond escuchó una orden en su mente de no mirar atrás, una orden que resuena en su mente hasta el día de hoy.

«Me había ido. Estaba muerto. Seguí adelante. Podía mirar de un lado a otro, delante de mí, pero no podía mirar hacia atrás», dijo. Había grandes y altos árboles a la izquierda, y era un bosque. Eran árboles que nunca había visto hasta que visité el Bosque Olímpico de Washington hace unos tres años. …

«Lo siguiente que noté fueron los magníficos colores. Nunca había visto unas flores así. Aquí en la Tierra tendemos a ver las cosas en 3D. Si multiplicas esto por un factor de 10, obtienes el color de las hojas del árbol. Eran de un verde brillante».

Entre Drummond y los árboles había un campo de flores.

«La singularidad de estas flores silvestres era que todas las flores estaban de cara a mí», dijo. «Sentí una conexión con estas flores porque el amor emanaba de ellas. Me pareció una sensación muy tranquilizadora. Y una nube apareció frente a mí, pero era brillante, de un blanco nacarado».

En ese momento, Drummond vio toda su vida desarrollarse ante sus ojos, como en una pantalla, a partir de los 8 años.

«Lo he visto todo. No parecía una película. Todo estaba en mi cabeza, en mi mente, y lo reviví todo de nuevo», dijo. – Lo he vuelto a vivir. Vi a mi familia, supe los sacrificios que mis padres hicieron por mí y por mi deporte, llevándome a todos mis partidos y eventos. Todo esto lo hicieron por puro amor a mí».

Recuerda con agudeza sus experiencias, volviendo a vivir toda su vida dentro de unos límites claros: «blanco y negro», «el bien y el mal», sin medio, sin zona gris.

«Hay o bien lo correcto o lo incorrecto, el bien o el mal. Y no tenía a nadie a quien justificar», dijo.

«En mi vida hasta este momento, no siempre he hecho lo correcto. Tanto en el deporte profesional como en el universitario, hay que hacer todo lo posible para avanzar. Y a veces lo he hecho mal. E incluso en el mundo de los negocios, para avanzar, a menudo tuve que pasar por encima de otras personas. Me di cuenta de que lo que hacía estaba mal».

El universo de Dios

Encuentro con Dios

Drummond se encontró entonces de nuevo frente a la nube, hacia la que se dirigió. Una mano se extendió desde allí.

«Nunca había visto una nube así. Era tan pura que no pude determinar su color. Era demasiado limpia», dijo. – Retomé el estudio de la mano. … Sus antebrazos eran más grandes que los míos. Por la forma en que su mano atravesaba la nube, me di cuenta de que era un poco más alta que yo.

«Esos brazos eran mucho más musculosos. Se trataba de un hombre que o bien trabajaba en la construcción o era agricultor o carpintero. Parecía que estaba trabajando con sus manos. …Eran muy fuertes».

Drummond cree que este hombre era en realidad el Señor, que luego le dijo:

«Tu tiempo aún no ha llegado. Todavía tienes mucho que hacer».

Drummond sigue escuchando esas palabras todos los días.

«Y al momento siguiente me enviaron de vuelta a mi cuerpo y estaba en una camilla», dijo.

«Me sacaban de la sala y, de repente, empecé a moverme en todas direcciones. Había una verdadera guerra en mi cuerpo, porque no quería volver, porque nunca había sentido tanto amor y tanta paz».

La vida desde cero

El corazón de Drummond no latió durante 20 minutos. Ahora entiende que se le dio la oportunidad de empezar la vida en la Tierra desde el principio, y tuvo que aprovecharla.

«Me enviaron de vuelta porque fui demasiado egoísta en mi vida anterior. No fui amable con los demás y no los traté con el respeto que debía», dijo al periódico.

«Hay una cosa de la que me arrepiento más: nunca le dije a mi mujer lo mucho que la quería. Antes de la operación, sólo le dije: «Hasta luego». Ni siquiera imaginé que no podría volver después de ella».

Tras su encuentro con la muerte y el posterior encuentro celestial, Drummond aprendió a ser amable y considerado con los demás. En lugar de centrarse en sí mismo, prefiere ayudar a la gente en su carrera, contribuyendo a su mejora.

«Las lecciones que he aprendido son muy valiosas», dice. «Y no ha ocurrido de la noche a la mañana. Es lo que he tenido que aprender durante 40 años, porque quiero parecer más digno cuando vuelva allí la próxima vez.»

Tarot en directo barato y certero 5 MINUTOS GRATIS


1 comentario

Juan · 11 de mayo de 2022 a las 23:08

Maravilloso gracias

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.