CLIMATEWIRE | En gran parte del mundo, las mujeres son más propensas que los hombres a las crisis relacionadas con la sequía y la desertificación debido al sexismo sistémico, según un informe de la ONU.

Esto se debe en gran medida a la falta de derechos sobre la tierra y a la equidad social que excluye a las mujeres del acceso al capital, la formación, la asistencia técnica y los pasillos del poder.

Encargado por la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación, el informe constata que las mujeres que a menudo se dedican a las prácticas agrícolas no son reconocidas como agricultoras debido a las normas de género. Esto limita su acceso a la financiación, la información y los servicios necesarios para protegerse de los daños relacionados con el clima, como la sequía.

Sin títulos de propiedad de la tierra o activos que puedan servir de garantía, las mujeres tienen dificultades para obtener préstamos y créditos que puedan ayudarlas a recuperarse de los daños relacionados con el clima, señala el informe. Y sin acceso al dinero y a la tecnología, las mujeres son menos capaces de adoptar prácticas de gestión sostenible de la tierra que podrían ayudar a prevenir más daños climáticos o a aumentar el rendimiento de las cosechas.

«La gobernanza equitativa de la tierra y la seguridad de la tenencia de la misma son fundamentales para permitir los esfuerzos de restauración de la tierra dirigidos por las mujeres», afirma el informe.

Las mujeres desempeñan un papel vital, aunque a menudo no reconocido, en el sistema alimentario mundial. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, las mujeres representan casi la mitad del empleo agrícola en los países de bajos ingresos, pero gran parte de ese trabajo no es remunerado y supone una carga excesiva.

«Las mujeres son actores principales en los esfuerzos mundiales para reducir e invertir la degradación de la tierra. Restauran la tierra, la protegen, la aprecian, la nutren y la cuidan, al tiempo que cuidan de los demás», escribe Ibrahim Thiaw, secretario ejecutivo de la Convención de Lucha contra la Desertificación, en la introducción del informe.

La discriminación de género y las normas que no reconocen su papel pueden aumentar la carga que soportan las mujeres y la capacidad del mundo para hacer frente a las crecientes amenazas que pesan sobre los recursos de la tierra (Greenwire, 27 de abril).

Tomemos los sistemas de alerta temprana. El informe concluye que las previsiones climáticas que ayudarían a las mujeres a prepararse para la sequía suelen compartirse en reuniones a las que las mujeres no pueden asistir.

El estudio señala que las desventajas no se distribuyen por igual entre todos los géneros. Otros aspectos de la identidad, como el origen étnico, los ingresos, la situación matrimonial, la situación de discapacidad y la ubicación rural o urbana, también desempeñan un papel importante, dice.

También se analizan las repercusiones en la salud de las mujeres. En todas las regiones, las mujeres se ocupan más de los cuidados que los hombres, y la sequía y la degradación de la tierra tienden a aumentar la carga de su trabajo doméstico al obligar a las mujeres a caminar más lejos o a esperar en largas colas para recoger agua, dice el informe.

«Las mujeres que se quedan a cargo de sus hogares pueden carecer de poder para tomar decisiones agrícolas oportunas, o para responder a los efectos de la sequía, la degradación de la tierra y la desertificación, o los fenómenos meteorológicos extremos», señala el estudio.

En muchos países, las mujeres tienen limitada su capacidad de acceder a la tierra o de poseerla, y en más de 100 países se les niega el derecho a heredar los bienes que pertenecen a sus maridos debido a leyes religiosas, consuetudinarias o tradicionales.

Pero incluso en los países en los que los derechos legales de las mujeres a la tierra son los mismos que los de los hombres, la propiedad de las explotaciones agrícolas sigue estando mayoritariamente en manos de los hombres. En Costa Rica, por ejemplo, sólo un 15% de las explotaciones agrícolas son propiedad de mujeres.

La falta de reconocimiento de las mujeres agricultoras significa que tienen menos acceso a la formación necesaria para responder a los efectos del cambio climático en la agricultura. Al mismo tiempo, las mujeres no suelen estar representadas en las cumbres internacionales en las que deberían abordarse cuestiones de equidad. Sólo el 21% de los delegados de la última cumbre de la Convención de Lucha contra la Desertificación eran mujeres, según el informe.

Los casi 200 países que forman parte de la Convención de Lucha contra la Desertificación adoptaron en 2017 un plan de acción de género que reconoce el importante papel que desempeñan las mujeres en la restauración de tierras y en las prácticas de gestión sostenible de las mismas, y el informe ofrece recomendaciones sobre cómo mejorar la participación de las mujeres a nivel regional y mundial.

También destaca ejemplos de mujeres que están liderando prácticas innovadoras para reformar los derechos sobre la tierra, la agricultura sostenible y la mejora de las tecnologías de uso de la tierra.

Un sistema de riego dirigido por mujeres en la India, por ejemplo, ayuda a almacenar el agua de lluvia en el subsuelo hasta que pueda utilizarse durante los periodos de sequía. Un proyecto en Benín, una nación de África Occidental, utiliza la energía solar para ayudar a regar los campos, liberando a las mujeres de tener que recoger agua a mano de los ríos y acuíferos.

Reimpreso de E&E News con permiso de POLITICO, LLC. Copyright 2022. E&E News ofrece noticias esenciales para los profesionales de la energía y el medio ambiente.

.

Tarot gratis amor 3 cartas! Tarot Sentimental


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.