Carter Newell es el propietario de una de las piscifactorías de mejillones más productivas del estado de Maine. Una gélida mañana de primavera me uní a él y a su equipo de dos personas en un corto viaje en barco hasta la barcaza que él llama Mumbles, una embarcación de 60 por 24 pies anclada ese día en una tranquila cala del salobre río Damariscotta. Lleva el nombre de la ciudad costera galesa donde Newell investigó en su día, Mumbles estaba atado a una balsa con estructura de acero colgada con cientos de cuerdas de 45 pies, cada una de ellas con miles de mejillones en diversas etapas de desarrollo.

Me estremecí con el viento penetrante cuando un miembro de la tripulación salió de Mumbles en la balsa movediza para identificar las cuerdas de mejillones listas para la cosecha. Newell permaneció en la barcaza para dirigir una grúa de 16 pies que levantó las cuerdas designadas, cada una de ellas cargada con una agrupación en forma de árbol de Navidad de aproximadamente 3.000 mejillones. Un cepillo de gran tamaño barrió los bivalvos de las cuerdas y los introdujo en un enorme cubo de acero inoxidable. Otra máquina los introducía en una pesada bolsa de polietileno del tamaño de un elefante, desde la que se vertían en un aparato de cinta transportadora para ser lavados, clasificados y embolsados. Newell diseñó este desgarbado aparato a lo Willy Wonka a lo largo de décadas en un costoso proceso de prueba y error que se enfrentó -y finalmente superó- a varios retos, como la protección de los mejillones frente a los mares turbulentos y los voraces patos de eider.

Mientras supervisaba la cosecha matutina, Newell, doctor en biología marina, hablaba de ciencia: la dinámica del fitoplancton, por qué las concentraciones químicas de nitrato aumentan en invierno, cómo los niveles de clorofila de toda la costa de Maine pueden trazarse con sólo tres imágenes de satélite. Pero, sobre todo, habló de los mejillones: su ciclo vital, su distribución geográfica, cómo prepararlos (no escatime en ajos) y, sobre todo, cómo cultivarlos sin arruinarse. «La piscicultura no es una forma de ganar dinero rápido», me dijo.

La verdad es que pronto la piscicultura puede ser la única manera de que los trabajadores del mar en apuros de Maine ganen algo de dinero. Gracias a la sobrepesca, los parásitos y el aumento de la temperatura del océano, entre otras amenazas, casi todas las pesquerías comerciales de Maine están en caída libre. El bacalao de Maine se está hundiendo, al igual que las gambas locales. Las capturas de mejillones silvestres han disminuido de 25 millones de libras a sólo nueve millones en las últimas dos décadas. Y las langostas, la captura más rentable del estado, se dirigen al norte, a aguas más frías de Canadá. Todo esto no augura nada bueno para la antaño robusta economía marinera del estado: la edad media de un pescador comercial de Maine supera los 50 años, lo que sugiere que muchos jóvenes han perdido la fe en el trabajo.

Cuerdas colgando en el agua desde una balsa.

Newell abre un mejillón para comprobar su estado de salud.

Las cuerdas se izan a bordo.
La recolección de mejillones en las granjas de mejillones de Pemaquid, en Bar Harbor (Maine), está supervisada por el propietario de la granja y biólogo marino Carter Newell. Los mariscos se cultivan en largas cuerdas que cuelgan en el agua desde una balsa (arriba). Las cuerdas se izan a bordo (fondo), y Newell abre un mejillón para comprobar su estado de salud (medio). Crédito: Peter Essick

A medida que una pesquería salvaje tras otra se tambalea, el futuro de Maine -y, según algunos, el de los productos del mar- puede estar en la acuicultura, el cultivo de plantas y animales acuáticos. Históricamente, las piscifactorías intensivas se han relacionado con muchos males: disminución de la biodiversidad, pérdida de hábitat, uso excesivo de antibióticos y abusos del bienestar animal, especialmente en Asia y América Latina. Y en los últimos años, la mortandad de peces y otros problemas han asolado los centros norteamericanos. Pero Newell representa una nueva clase de científicos con enfoques innovadores para cultivar peces que sean sostenibles tanto económica como ambientalmente. Su aparato de cultivo de mejillones genera tres veces más marisco que las granjas de mejillones tradicionales. Y como las larvas de mejillón que flotan en el agua sembraron las cuerdas de forma natural y se alimentaron del fitoplancton que les llegó, las piscifactorías de Newell no necesitan alimento ni energía generados por el hombre, lo que supone una ventaja para el medio ambiente y para sus resultados.

Un experimento mucho más controvertido en Maine consiste en cultivar peces de aleta, como el salmón y el rabo amarillo, ya sea en inmensos corrales de red en el océano o, más recientemente, en operaciones en tierra donde miles de toneladas métricas de peces dan vueltas a tanques gigantescos como si fueran delincuentes que se pasean por el patio de una prisión. Los peces de estos sistemas de acuicultura de recirculación (RAS) consumen una dieta constante de piensos diseñados científicamente y, si es necesario, medicamentos para combatir infecciones. La corriente contra la que nadan se genera artificialmente, al igual que la luz LED que los baña hasta 24 horas al día para acelerar su crecimiento. Es un escenario surrealista, pero sus defensores afirman que los SAR están bien posicionados para reforzar la economía de Maine al tiempo que atienden la creciente demanda del país. «Estados Unidos tiene un enorme déficit de productos del mar», afirma la microbióloga Deborah Bouchard, directora de la Red de Investigación en Acuicultura de Maine, señalando que el país depende en gran medida del pescado importado de otras naciones. «Maine está aprovechando la oportunidad de llenar el vacío».

El oceanógrafo David Townsend, director de la Escuela de Ciencias Marinas de la Universidad de Maine, dice que el estado tiene dos atributos importantes para el cultivo de peces: agua fría y rica en nutrientes y mareas extremadamente vigorosas que distribuyen esos nutrientes por toda la columna de agua. «Nuestras aguas costeras son muy productivas», afirma.

Pero la cría de peces grandes y carnívoros inquieta a algunos científicos. Los tanques de recirculación requieren enormes cantidades de energía para mover y filtrar millones de galones de agua al día, y esa agua sigue conteniendo residuos que pueden contaminar los ríos y estuarios cercanos. Además, está la cuestión de los peces y su bienestar. «Criar peces de aleta a escala industrial es como criar ganado en tierra a escala industrial», dice la economista Rosamond L. Naylor, que dirige el Centro de Seguridad Alimentaria y Medio Ambiente de la Universidad de Stanford. «Hay formas de minimizar los riesgos, pero son costosas, y no todo el mundo está tomando las medidas que debería tomar».

La cuestión de si la acuicultura industrial enriquecerá la economía de Maine sin dañar sus frágiles ecosistemas persigue a científicos, políticos y residentes. El Golfo de Maine es la masa de agua menos alcalina de la costa atlántica entre México y Canadá, y su delicada química es especialmente vulnerable a las alteraciones tanto naturales como causadas por el hombre. Sean cuales sean los resultados, los experimentos de Maine sentarán un importante precedente para la producción de marisco en todo el mundo.

Los gráficos de área muestran el suministro mundial de marisco y el consumo diario de marisco, y ambas medidas han aumentado de 1965 a 2017.



Crédito: Accurat (Alessandro Zotta y Alessandra Facchin); Fuente: Anuario de estadísticas de pesca y acuicultura de la FAO 2019. FAO, 2021, consultado en marzo de 2022 (datos). Estas cartas no incluyen datos sobre mamíferos marinos, cocodrilos, corales, perlas, nácares, esponjas y plantas acuáticas;

Los gráficos muestran las cantidades de las tres principales especies de cada grupo para la acuicultura y los mariscos capturados en la naturaleza utilizados en 2017.



Crédito: Accurat (Alessandro Zotta y Alessandra Facchin); Fuentes: FishStatJ, Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (https://www.fao.org/fishery/en/statistics/software/fishstatj), consultado en marzo de 2022; FAO Fisheries and Aquaculture Production Statistics. Estos gráficos no incluyen datos sobre mamíferos marinos, cocodrilos, corales, perlas, nácares, esponjas y plantas acuáticas;

Los científicos coinciden en que el suministro de alimentos debe aumentar sustancialmente para alimentar a la creciente población mundial y que los peces, mariscos y algas cultivados desempeñarán un papel importante en esa expansión. La acuicultura es ya el sector de producción de alimentos de más rápido crecimiento en el mundo, ya que produce más de la mitad de todos los productos pesqueros, y el marisco es la mercancía más comercializada del planeta. Sin embargo, aunque los estadounidenses consumen mucho marisco, es relativamente poco el que se produce en el país: se calcula que entre el 65 y el 85% del pescado que se compra para el consumo en Estados Unidos es importado, en su mayoría de China. Estados Unidos tampoco exporta mucho pescado de piscifactoría porque lo cultiva muy poco. Según los datos más recientes, de 2019, Estados Unidos produjo 490.000 toneladas de pescado de piscifactoría, apenas un error de redondeo comparado con los aproximadamente 49 millones de toneladas que produce China.

El salmón atlántico de Maine podría ayudar a Estados Unidos a competir. A menudo llamado el «rey de los peces», el salmón es liso, brillante y hermoso. Además, es un producto muy popular en los menús, ya que es el segundo marisco preferido en Estados Unidos, después de las gambas. Este pez de agua fría abundaba antes en Maine, pero las presas, la sobrepesca, los parásitos y la contaminación provocaron el cierre de la pesquería de salmón atlántico salvaje del estado en 1948, y hoy en día es ilegal capturarlo o venderlo. En la actualidad, más del 95% del salmón atlántico que se vende en Estados Unidos es de origen extranjero, la mayoría en corrales de red anclados justo debajo de la superficie en aguas costeras.

Los corrales de pesca abiertos se utilizan en Noruega desde la década de 1960 y todavía se emplean en Canadá y Chile, pero la preocupación por el medio ambiente ha llevado a prohibirlos en la mayoría de los estados costeros de Estados Unidos. La prohibición en Washington, que entrará en vigor en 2025, dejará a Maine como el único estado que aún sanciona su uso. A pesar de las rigurosas regulaciones, cada año las operaciones de corrales de red son citadas por malas prácticas ambientales y laborales, infestación de piojos de mar y otros parásitos, y enfermedades infecciosas. Los científicos afirman que un reto igualmente molesto es el de los peces renegados que escapan de las jaulas y se aparean con salmones salvajes para producir una descendencia genéticamente mal preparada para sobrevivir. Esta última amenaza es especialmente preocupante en Maine, donde se encuentra la última población de salmón atlántico salvaje del país.

La alimentación es otro problema importante. Los criadores de salmón a veces alimentan en exceso a su población, y el alimento no consumido fomenta el crecimiento de algas que desoxigenan el agua al descomponerse. Esto puede dar lugar a «zonas muertas», amplias franjas del océano que ya no pueden sustentar la vida. Otra preocupación citada a menudo es que, hasta hace poco, una gran proporción de la alimentación de los peces consistía en pequeños «peces de forraje» capturados en la naturaleza, como anchoas, arenques y sardinas, todos ellos ricos en ácidos grasos omega-3 de cadena larga, necesarios para el crecimiento de los peces más grandes. Entre 1950 y 2010, aproximadamente el 27% de todo el pescado capturado en la naturaleza se utilizó en la harina de pescado. Muchos observadores vieron esto como un terrible desperdicio: argumentaron que alimentar con pescado comestible a los peces comestibles es insostenible y, en última instancia, tiene poco sentido económico o ecológico.

Los científicos especializados en alimentación han buscado alternativas, pero no ha sido fácil. Los peces carnívoros tienen dificultades para digerir los hidratos de carbono, por lo que los investigadores probaron varias combinaciones de grasas y proteínas vegetales, incluidas las que se encuentran en la soja. «Es como la hamburguesa imposible para los peces», dice Townsend. Por desgracia, al igual que los humanos, no todos los salmones pueden tolerar la soja, que en grandes cantidades puede dañar su intestino y su sistema inmunitario.

Los piensos experimentales para peces pretenden resolver este problema y abordar otra preocupación: que los residuos de los corrales de peces contaminen los cursos de agua naturales. Los nuevos piensos «poco contaminantes» contienen mucho menos nitrógeno y fósforo y aportan nutrientes en una forma que se digiere y absorbe fácilmente para minimizar la cantidad de estos elementos que excretan los peces. Entre los nuevos piensos se encuentran el aceite de algas, la proteína de la levadura y las larvas de la mosca soldado negra, comúnmente conocidas como gusanos. Los científicos también están diseñando proteínas con composiciones de aminoácidos similares a las de los piensos para peces, pero creadas a partir de serrín y otros residuos forestales que abundan en el selvático estado de Maine. No está claro si las algas, los gusanos o el serrín reconstituido acabarán sustituyendo al pescado en la cadena alimentaria de la acuicultura, pero los científicos coinciden en que estos piensos experimentales son muy prometedores. Aun así, el cultivo de peces en corrales en mar abierto plantea riesgos que, según algunos, superan los beneficios.

Ostras.

Dos cabañas blancas.

Bill Mook de pie en un laboratorio rodeado de tanques.
Bill Mook, fundador de Mook Sea Farm en Walpole, Maine (fondo), cultiva algas en tanques especiales como alimento para las ostras. La operación a pequeña escala está alojada en dos cabañas (medio), y las ostras se trasladan a veces a tierra (arriba) de un río cercano para protegerlos de los crecientes niveles de ácido del agua. Crédito: Peter Essick

Los tanques gigantes RAS están pensados para minimizar varias de las amenazas medioambientales que plantean los corrales de red. Este método se remonta a la década de 1950, pero recientemente los científicos e ingenieros han potenciado la tecnología hasta convertirla en una máquina de generación de proteínas alucinantemente eficiente, capaz de cultivar más peces en menos tiempo y espacio de lo que es posible en la naturaleza. A diferencia de los corrales de red en alta mar, los RAS en tierra están diseñados para mantener un control estricto de la calidad del agua, la temperatura, la circulación y otras variables ambientales. Las bacterias convierten el amoníaco excretado por los peces en nitrato, normalmente inocuo; los sistemas de intercambio de gases añaden oxígeno y eliminan el dióxido de carbono disuelto; y las aguas residuales se microfiltran y se tratan con luz ultravioleta para eliminar el fósforo, las bacterias persistentes y los virus. Algunos de los sistemas más recientes incorporan sensores de visión artificial e inteligencia artificial para optimizar la alimentación mediante el seguimiento de la biomasa y el comportamiento de los peces en tiempo real.

Varias empresas multinacionales de SRA compiten actualmente por una participación en Maine. Entre ellas destaca Nordic Aquafarms, una empresa noruega que ha propuesto una gran instalación de tanques en la pequeña ciudad costera de Belfast. El plan de Nordic, de 500 millones de dólares, para producir casi 73 millones de libras al año de salmón atlántico, la convertiría en la segunda mayor piscifactoría de salmón RAS del mundo. La mayor es la de Atlantic Sapphire, otra empresa de propiedad noruega con sede en la insólita localidad de Homestead, Florida. Esa instalación ha sufrido una serie de crisis, incluyendo un «evento de mortalidad» masiva -niveles de gas elevados que acabaron con 500 toneladas de salmón. En la primera mitad de 2021, la empresa declaró pérdidas de más de 50 millones de dólares y se enfrentó a acusaciones de crueldad animal.

El fundador y presidente de Nordic Aquafarms, Erik Heim, insiste en que su empresa evitará estos problemas, pero los investigadores son cautos. Jon Lewis trabajó durante 23 años como científico y buceador, y recientemente se jubiló como director de la División de Acuicultura del Departamento de Recursos Marinos de Maine. «Los sistemas terrestres tienen verdaderas ventajas, ya que no dependen de la madre naturaleza para el tratamiento del agua», afirma. Pero aunque los sistemas de filtración eliminen la mayor parte de los residuos vertidos, añade, una parte sigue llegando a la bahía. «Dada la escala de estos sistemas, eso es significativo».

En las instalaciones de Belfast, los huevos de salmón se incubarán en armarios de incubación especialmente diseñados, y las crías emergentes, conocidas como alevines, pasarán las primeras semanas de su vida comiendo sus sacos vitelinos antes de entrar en un tanque de cuarentena. A continuación, los alevines pasarán a una serie de tanques que simulan el ciclo de vida natural del salmón, nadando de agua dulce a agua cada vez más salada durante un periodo de 18 a 20 meses, cuando alcancen el tamaño de mercado. El sistema hace circular 5.200 galones de agua por minuto: 4.700 galones de agua salada aspirada del Golfo de Maine y 800 galones de agua dulce bombeada de pozos y acuíferos subterráneos. Los residuos filtrados se convertirán en alimento para animales o en abono, en teoría suficiente para fertilizar unas siete libras y media de verduras por cada libra de pescado producida.

Desgraciadamente, el bombeo y el filtrado de toda esa agua requiere mucha energía, al igual que el calentamiento del agua en invierno y el enfriamiento en verano, todo lo cual puede contribuir a la crisis climática. «Realmente no tenemos datos sobre el uso de energía en estos sistemas en comparación con otros enfoques, pero es claramente muy alto», dice Lewis. Un estudio patrocinado por el Departamento de Protección Medioambiental de Maine concluyó que la planta liberará a la atmósfera nada menos que 759.000 toneladas métricas de dióxido de carbono equivalente cada año, lo que equivale aproximadamente a la contribución anual de CO2 de 47.000 estadounidenses.

También hay objeciones fundamentales a la cría de criaturas en libertad, como el salmón, en cautividad. Los animales que agrupamos y llamamos «peces» representan una variedad asombrosa de especies, algunas de las cuales tienen estructuras sociales y capacidades de navegación increíblemente complejas, dice Becca Franks, de la Universidad de Nueva York, una psicóloga que investiga el comportamiento y el bienestar de los animales. El salmón del Atlántico es un ejemplo de ello: migra 2.000 millas náuticas desde y hacia sus zonas de desove guiado únicamente por los campos magnéticos de la Tierra y un agudo sentido del olfato. «La cría de salmones es el equivalente moral a la cría de halcones», afirma Franks. «Tenemos que pensar en el estrés y el sufrimiento de estos animales… en cómo viven su vida natural».

Sin embargo, no todos los animales marinos son el equivalente acuático de un halcón, y algunos aceptan bien la domesticación. Sandra Shumway, científica marina de la Universidad de Connecticut, es una experta reconocida internacionalmente en el cultivo de la vida marina. «Creo que es muy importante que cultivemos más micronutrientes y proteínas para el consumo humano», afirma. «Pero pensemos en los bivalvos».

Los bivalvos requieren poco espacio, y algunos -como los mejillones y las ostras- apenas demuestran inclinación a moverse. «Son más parecidos a las patatas o los aguacates que al salmón», dice Franks. Y lo que es mejor, a diferencia de las patatas y los aguacates, los bivalvos pueden cultivarse sin necesidad de fertilizantes, agua o alimentos suministrados por el hombre. Las ostras cultivadas suelen empezar como larvas, que maduran rápidamente hasta convertirse en diminutas ostras «semilla» que se adhieren a una superficie dura, como la concha o la piedra caliza, y luego se trasladan a las masas de agua salobre de los estuarios para alimentarse de los nutrientes que flotan naturalmente en su camino. Estos «alimentadores filtrantes» sifonan el agua a través de sus branquias para extraer el fitoplancton, del que Maine alberga al menos 300 especies. Los cursos de agua habitados por bivalvos suelen ser tan claros que la luz solar penetra muy por debajo de la superficie, lo que favorece aún más el crecimiento del fitoplancton. Algunos científicos y agricultores esperan aprovechar este «ciclo virtuoso» plantando deliberadamente algas marinas cerca de los bivalvos. De este modo, los desechos de los animales proporcionarían nutrientes a las plantas, y éstas eliminarían CO2 y generarían oxígeno para los animales.

El litoral de Maine, almenado con profundos estuarios y bahías alimentadas por ríos que se mezclan con el agua fría del océano que bombea los nutrientes desde abajo, puede parecer un paraíso para los bivalvos. Pero el agua fría es un arma de doble filo. Los océanos almacenan hasta el 30% de la producción mundial de CO2, y el agua fría, en la que el gas es más soluble, absorbe mucho más que su parte, haciéndola más ácida. La creciente acidez de los ríos y estuarios de Maine amenaza con erosionar las conchas de los invertebrados de cuerpo blando, como los bivalvos, si se les deja a su aire.

Bill Mook ha tenido una dolorosa experiencia con este problema. Fundador de Mook Sea Farm and Hatchery en el río Damariscotta de Maine, uno de los dos mayores productores de ostras del estado, cultiva tanto ostras maduras como semillas. Hace unos años se dio cuenta de que sus larvas de ostras no se desarrollaban con normalidad, un problema que achacó al aumento de la acidez del agua del río que pasaba por su criadero. El agua también reblandecía las conchas de las ostras maduras, sobre todo durante las lluvias fuertes, cuando el río corría más. Mook encontró una forma de amortiguar el agua del mar para proteger las ostras que crecían en el criadero interior, una notable innovación que -aunque muy laboriosa- podría ser utilizada por otros criadores de bivalvos de Maine si los niveles de acidez siguen aumentando.

Ubicada en un par de cabañas Quonset, la instalación de cultivo de ostras de Mook parece más un laboratorio que una granja. En la primavera de 2021, Meredith White, directora de investigación y desarrollo de la empresa, me hizo pasar al criadero, un espacio húmedo y cavernoso que apestaba a mar. White conoció a Mook cuando era investigadora en el Laboratorio Bigelow de Ciencias Oceánicas en East Boothbay, Maine, y sus conocimientos sobre los bivalvos son exhaustivos. Las ostras de Mook, dice, se crían por determinados rasgos -tamaño, forma, resistencia a las enfermedades- en laboratorios de mariscos de Virginia y Nueva Jersey y se envían a Mook’s como reproductores. «Algunas son machos, otras son hembras, pero no se puede saber cuáles son sin abrirlas, y eso las mataría», dice.

Los trabajadores tienen que esperar a que las ostras declaren su propio sexo: tanto las hembras como los machos baten sus conchas antes de una sesión de desove, durante la cual las hembras liberan una nube de hasta 20 millones de huevos y los machos emiten un chorro de esperma. Los técnicos combinan cuidadosamente los huevos y el esperma en pequeños cuencos blancos para iniciar un proceso de fecundación in vitro. Los embriones resultantes se transfieren a tanques que contienen entre 3.000 y 6.000 litros de agua, que se calienta gradualmente para optimizar su crecimiento. «Los controlamos con un microscopio todos los días», dice White. «Podemos ver cómo se dividen las células y, en 24 horas, tienen un caparazón».

En unas dos semanas, las ostras forman una mancha ocular pigmentada (curiosamente, las ostras maduras tienen ojos por todo el cuerpo), señal de que se acercan a la fase de pediveligerio, cuando brotará el equivalente bivalvo de un pie. White sacó unas bandejas de concha de ostra molida en las que las pequeñas ostras «asientan» este pie, adhiriéndose a la superficie dura con una especie de pegamento natural, como lo harían en la naturaleza. «Vendemos 140 millones de ostras de siembra al año», dice. Esas ostras, vendidas a los ostricultores de todo el estado, acabarán convirtiéndose en ostras maduras que se venden a unos 15 dólares la docena en los mercados locales o a 25 dólares la docena en los restaurantes.

En Maine, la temporada de cultivo de ostras dura sólo cinco meses, de abril a octubre. Pero el éxito de Mook se debe, en parte, a su capacidad para prolongar este periodo cultivándolas en el interior en los meses más fríos, a partir de enero. Al igual que los gatos, los perros y los pollos, las ostras de interior necesitan ser alimentadas. Mook ha desarrollado técnicas propias de crecimiento y procesamiento de algas, cuyos detalles son un secreto de la empresa. Señala que los diminutos organismos son heterótrofos, lo que significa que pueden extraer energía del azúcar, y que no necesitan luz, lo que ayuda a reducir sus costes de electricidad. Esta innovación para ahorrar dinero supuso un cambio en las reglas del juego.

«El sistema de Bill es ingenioso y totalmente escalable», afirma Lewis. Es la primera vez que se crean alimentos específicamente para bivalvos con esta tecnología, dice, y «podría revolucionar la industria». También exige un proceso de fabricación muy exigente. «Alimentamos a las algas con glucosa y las cultivamos en una sala limpia bajo presión negativa para evitar la contaminación», me dice Mook mientras observo a un técnico fregarse y vestirse como un cirujano con gorro de papel y escarpines antes de entrar en el prístino espacio. «Recogemos las células cada siete días, las hacemos girar en una centrifugadora especial para preservar su estructura, exprimimos el agua y congelamos la pasta en bloques de un kilo». Mook abrió un congelador y sacó una bolsa de plástico Ziploc de baba verde helada. «Hemos tardado 10 años en desarrollar esto», dijo, y luego nos llevó a la «sala de cultivo», llena de vasos de laboratorio, cada uno con una variedad diferente de algas en tonos verdes, amarillos y naranjas.

Mook dice que las ostras son más delicadas que los mejillones, otra criatura con la que ha jugado. «Cultivar ostras frente a mejillones es como cultivar orquídeas frente a tulipanes», me dice. «Los mejillones dan menos dinero por kilo, pero una vez que tienes la infraestructura en marcha, son mucho más baratos de cultivar porque, a diferencia de las ostras, la semilla es salvaje y libre». Townsend está de acuerdo. «Los mejillones crecen con una densidad muy alta, contienen muchas proteínas y son una buena fuente de ácidos grasos omega-3 y otros nutrientes», dice. «Si consiguiéramos que todo el mundo comiera más mejillones, estaríamos mucho mejor».

Newell lleva décadas intentando hacer realidad ese sueño. Hace décadas, cuando empezó, las balsas de mejillones no existían en Maine. Los mejillones se cultivaban en una sola línea larga ensartada en boyas que se balanceaban en la superficie de las aguas abiertas. En muchos lugares, este método es barato, eficiente y eficaz. Pero no en Maine. El estado está nadando con patos marinos, incluyendo eiders de seis libras que comen su peso en mejillones cada día. El problema de los patos frustró a los aspirantes a criadores de mejillones de Maine durante décadas, hasta que Newell y un puñado de otros entusiastas se enteraron de un método español que consistía en lanzar líneas al mar desde una balsa anclada, que pensaron que podría ser protegida contra los patos con redes. Construyeron 35 balsas y las anclaron en varios cursos de agua de todo el estado. Y «instalamos redes alrededor de la balsa a 60 pies de profundidad», dice Newell.

Eso resolvió el problema de los patos, pero pronto se enfrentaron a otro. Las balsas se construyeron para aguas más tranquilas, pero en la tormentosa costa de Maine, los vientos de 60 o 70 nudos desalojaron los mejillones y destruyeron las balsas.

Con la ayuda de subvenciones del gobierno, Newell diseñó y patentó una balsa sumergible que minimizaba las perturbaciones cuando se bajaba de 3 a 4 metros bajo las olas, incluso con vientos huracanados. La balsa atada a la barcaza en las granjas de mejillones de Pemaquid de Newell es uno de estos notables artilugios, y hace que el cultivo de mejillones en Maine sea mucho más viable. Con las balsas que flotaban en la superficie, dice Newell, cosechaba unas 150 libras de mejillones por cuerda cada temporada. «Con los sumergibles, son constantemente de 300 a 400 libras. Eso supone unas 100.000 libras de mejillones al año en cada balsa». También es una propuesta mucho más rentable que hace que el cultivo de mejillones sea una opción atractiva para los antiguos pescadores.

Naylor, el economista de Stanford, cree que estos mariscos podrían desempeñar un papel importante en una dieta saludable. «Los bivalvos son una fuente de proteínas increíblemente rica», dice, y añade que no necesitamos una gran cantidad de ellas en nuestros platos; los estadounidenses tienden a consumir demasiadas proteínas y a consumir menos micronutrientes vitales. Los bivalvos contienen cantidades significativas de micronutrientes, incluidos minerales como el zinc, el hierro y el magnesio, además de ácidos grasos omega-3. Los restaurantes de comida rápida aún no han incorporado los mejillones a sus menús, pero quizá deberían hacerlo: una ración de cuatro onzas contiene casi tantas proteínas como un cuarto de libra de McDonald’s, con más hierro y muchas menos calorías y grasas saturadas, y a un coste menor. Y aunque la idea de los mejillones como comida rápida puede sonar un poco descabellada, dada la popularidad de estos bivalvos en Francia, Bélgica, Turquía, Tailandia, China y otros países, ¿no es posible que despeguen en Estados Unidos, como lo hizo el sushi en los años 60?

Durante décadas, la industria pesquera estadounidense ha luchado por capturar suficiente pescado salvaje para satisfacer la creciente demanda: queremos pescado barato, y lo queremos ahora. El impactante declive de la pesca comercial salvaje de Maine demuestra que este enfoque ya no nos sirve. El pescado de piscifactoría suele ser más barato que el salvaje, y muchos restauradores consideran que los bivalvos de piscifactoría son más sabrosos que muchas variedades salvajes. Las versiones de piscifactoría de todos los pescados suelen estar más disponibles, independientemente de la temporada.

Es demasiado pronto para saber si la acuicultura puede reforzar el frágil sector marítimo de Maine o contribuir significativamente a su economía sin alterar el emblemático litoral del estado; las grandes instalaciones de peces de aleta, como las RAS, generan preocupaciones adicionales sobre el uso de energía y el bienestar de los animales. Pero para muchos científicos, economistas y responsables políticos, una cosa está clara: la cría de peces de forma sostenible, junto con otros animales y plantas, será probablemente el mejor enfoque para alimentar a la población mundial en los próximos años y décadas.

🧘‍♀️☯️ ¿QUÉ DEBO SABER Y NO ESTOY VIENDO? TAROT INTERACTIVO GRATIS


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.