Los microplásticos pueden intensificar significativamente el calentamiento global, según un nuevo estudio.

Científicos de diferentes instituciones de investigación alemanas -entre ellas el Centro GEOMAR Helmholtz para la Investigación Oceánica de Kiel- han descubierto que hasta 27,5 millones de toneladas de microplásticos son transportadas cada año a miles de kilómetros de distancia por el aire del océano, la nieve, el rocío del mar y la niebla.

Su nuevo estudio general revela que el viento puede transportar estas partículas a grandes distancias, y tiene la capacidad de hacerlo mucho más rápido que el agua. Los microplásticos pueden viajar desde su punto de origen hasta los rincones más remotos del planeta en cuestión de días.

El equipo de 33 investigadores internacionales advierte que esto podría afectar al clima de la superficie y a la salud de los ecosistemas locales, cuando, por ejemplo, las partículas oscuras de microplásticos que cubren la nieve y el hielo reducen su capacidad de reflejar la luz solar y, como consecuencia, favorecen el deshielo.

Microplásticos en la nieve
La Dra. Melanie Bergmann, del Instituto AWI situado en la ciudad alemana de Bremerhaven, recoge muestras de nieve.
Deonie Allen, Universidad de Strathclyde/Zenger

La investigación también muestra que las partículas microplásticas pueden servir de núcleos de condensación para el vapor de agua. De este modo, afectan a la formación de nubes y, a largo plazo, al clima.

Los científicos advierten que el nivel de contaminación por plásticos podría alcanzar los 88 millones de toneladas anuales en 2040. Subrayan que se han detectado partículas de plástico en todas las esferas del medio ambiente, como las masas de agua, el suelo y el aire.

Viajando a través de las corrientes oceánicas y los ríos, las diminutas partículas de plástico pueden llegar incluso al Ártico, al Antártico o a las profundidades del océano.

La Dra. Melanie Bergmann investiga sobre microplásticos y desechos marinos en el Instituto Alfred Wegener (AWI) de Bremerhaven y es bióloga y coautora del estudio. Explicó: «El aire es un medio mucho más dinámico que el agua. Por ello, los micro y nanoplásticos pueden penetrar mucho más rápidamente en las regiones más remotas de nuestro planeta, que aún permanecen intactas.

«Tenemos que integrar los micro y nanoplásticos en nuestras mediciones de la contaminación atmosférica, idealmente a escala internacional como parte de las redes mundiales».

Estudio sobre los microplásticos
La Dra. Melanie Bergmann, del Instituto AWI de la ciudad alemana de Bremerhaven, tomando muestras de agua en el Ártico.
Deonie Allen/Zenger

El profesor Dr. Tim Butler, jefe de un grupo de investigación del Instituto de Estudios Avanzados de Sostenibilidad (IASS) y coautor del estudio, dijo: «Hay muchos aspectos de las emisiones, el transporte y los efectos de los microplásticos en la atmósfera que aún no comprendemos del todo».

«Esta publicación revela las lagunas de nuestros conocimientos, y presenta una hoja de ruta para el futuro».

Los microplásticos son fragmentos de cualquier tipo de plástico de menos de cinco milímetros (0,20 pulgadas) de longitud, según la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA).

Causan contaminación al entrar en los ecosistemas naturales desde diversas fuentes, como los cosméticos, la ropa, los envases de alimentos y los procesos industriales.

Esta historia fue proporcionada a Newsweek por Zenger News.

Tarot gratis amor 3 cartas! Tarot Sentimental


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.