Los astrónomos están pidiendo a los «ciudadanos científicos» voluntarios que busquen en el cielo lo que llaman asteroides «activos» en un esfuerzo por encontrar pistas sobre dos de los mayores misterios del universo: el origen del agua y, tal vez, si los humanos terrestres están solos en el universo.

De los 10.000 asteroides que se calcula que hay en nuestro sistema solar, menos de 30 han sido clasificados como asteroides activos -los que tienen cola-, lo que ha llevado a los científicos a pedir ayuda a los aficionados y a los detectives a tiempo parcial para encontrar una muestra más amplia que estudiar.

Asteroides activos
Los astrónomos están buscando asteroides activos – los que tienen cola – y están utilizando imágenes del observatorio de Cerro Tololo en Chile. Esta foto de lapso de tiempo muestra el cielo nocturno sobre el observatorio. (Departamento de Energía de los Estados Unidos)
Departamento de Energía de los Estados Unidos

«Con la generosa ayuda de los ‘científicos ciudadanos’, esperamos cuadruplicar el número de asteroides activos conocidos y fomentar el estudio de una población ambigua de objetos del sistema solar, cuyo conocimiento está actualmente obstaculizado debido a un tamaño de muestra muy pequeño», dijo el investigador Colin Orion Chandler.

Chandler está cursando su doctorado en astronomía en la Universidad del Norte de Arizona. Con la financiación de la National Science Foundation, puso en marcha un proyecto de crowdsourcing que depende de voluntarios para detectar e identificar los objetos celestes.

La materia prima ya está ahí, dice Chandler, un archivo de imágenes tomadas por un telescopio en Chile. Sus fotos tienen una resolución en píxeles 50 veces superior a la de un smartphone, y es, con mucho, el estudio espacial más sensible a la luz de los asteroides.

«Tenemos que examinar 5.000 grados cuadrados del cielo en el hemisferio sur, lo que significa que hay muchas -más de 10 millones- de imágenes de asteroides para clasificar», dijo Chandler.

Colin Orion Chandler
El doctorando Colin Orion Chandler está reclutando «científicos ciudadanos» para que ayuden a detectar asteroides activos con la esperanza de comprender mejor los orígenes del agua en el Sistema Solar.
Universidad del Norte de Arizona

Hasta ahora, más de 200 voluntarios han completado unas 4.800 clasificaciones de 295 objetos del cielo nocturno.

«Han sido años de trabajo, desde la selección por parte de la NSF hasta este lanzamiento», dijo Chandler. «Incluso durante los preparativos para el lanzamiento del proyecto, hemos hecho varios descubrimientos importantes, incluyendo un nuevo objeto activo y descubriendo información sobre varios objetos previamente conocidos». Dijo que el trabajo ha dado lugar a la publicación de tres artículos en revistas científicas, y que habrá más en el futuro.

El núcleo de su proyecto es la búsqueda de respuestas a algunas de las preguntas más profundas del universo, y los asteroides con cola podrían dar respuestas.

«Por extraño que parezca, estos objetos existen realmente», dijo Chandler. «Contienen pistas sobre la procedencia del agua terrestre y sobre la ubicación actual del agua en el sistema solar».

Los asteroides activos también podrían ser fuentes de combustible y aire para futuras misiones al espacio profundo. Y como a menudo hay vida donde se encuentra el agua, el proyecto también podría ayudar en la búsqueda de vida más allá del planeta Tierra.

Telescopio espacial Hubble
Estos asteroides con cola, que los astrónomos denominan asteroides «activos», fueron captados en cámara en 2013 por el telescopio espacial Hubble.
Instituto Virtual de Exploración del Sistema Solar de la NASA

Chandler y sus colegas han hecho descubrimientos en el camino que son inesperados y trascendentales, incluso durante la fase de prueba del proyecto. Una mancha siguió apareciendo alrededor de un centauro en particular, un objeto helado en órbita entre Júpiter y Neptuno. Los centauros son planetas menores y cuerpos similares a planetas que son difíciles de observar. A veces tienen colas parecidas a las de los cometas; muchos orbitan en regiones demasiado frías para que el hielo se derrita.

Mediante el uso de telescopios, el equipo de Chandler estableció que el objeto estaba activo, y ahora se ha recategorizado como cometa. Sus hallazgos se publicaron en The Astrophysical Journal Letters.

Chandler espera que el proyecto del cometa activo se complete en un año. Está proporcionando formación a través de Zooniverse – no es necesario tener experiencia.

Esta historia fue proporcionada a Newsweek por Zenger News.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *