Científicos de Estados Unidos, Italia, Dinamarca y Brasil han secuenciado con éxito el genoma de un varón de 35 a 40 años que murió en la antigua ciudad de Pompeya tras la erupción del monte Vesubio en el año 79 de nuestra era.

Teatros de Pompeya vistos desde arriba con un dron, con el Vesubio al fondo. Crédito de la imagen: ElfQrin / CC BY-SA 4.0.

Teatros de Pompeya vistos desde arriba con un dron, con el Vesubio al fondo. Crédito de la imagen: ElfQrin / CC BY-SA 4.0.

El yacimiento arqueológico de Pompeya es uno de los 54 sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO en Italia.

Pompeya era una ciudad portuaria de la época imperial romana situada al sur de Nápoles, en el centro de Italia, hasta que fue completamente destruida y sepultada por las cenizas de la erupción del monte Vesubio en el año 79 de nuestra era.

Según Plinio el Joven, la erupción del Vesubio se produjo alrededor de la 1 de la tarde del 24 de agosto y fue visible desde más de 40 km de distancia.

Más de 2.000 personas murieron como consecuencia directa de la erupción, la más mortífera de la historia europea.

Los varios edificios excepcionalmente bien conservados encontrados en Pompeya, como Casa del Chirurgo (Casa del Cirujano), Casa del Fauno (Casa del Fauno) y Casa dei Casti Amanti (Casa de los amantes castos) sugieren que Pompeya fue probablemente un lugar de vacaciones para los romanos ricos.

Sin embargo, Pompeya era también una importante ciudad para el comercio y los negocios, con una población que oscilaba entre los 6.400 y los 20.000 habitantes.

A pesar de que desde el siglo XIX se ha mantenido una intensa investigación científica en el yacimiento hasta nuestros días, la realización de estudios bioarqueológicos y genéticos a partir de restos humanos pompeyanos ha sido un reto, ya que la exposición a altas temperaturas disminuye la calidad y la cantidad del ADN recuperable.

En un nuevo estudio, el Dr. Gabriele Scorrano, de la Universidad de Roma ‘Tor Vergata’ y de la Universidad de Copenhague, y sus colegas examinaron los restos de dos individuos que fueron encontrados en Casa del Fabbro (Casa del Artesano) en Pompeya y se extrajo su ADN.

La forma, la estructura y la longitud de los esqueletos indicaron que un conjunto de restos pertenecía a un varón de entre 35 y 40 años y 1,64 m de altura, mientras que el otro conjunto de restos pertenecía a una mujer de más de 50 años que medía 1,53 m.

Aunque los investigadores pudieron extraer y secuenciar el ADN antiguo de ambos individuos, sólo pudieron secuenciar el genoma completo de los restos masculinos debido a las lagunas en las secuencias obtenidas de los restos femeninos.

Las comparaciones del ADN del varón con el ADN obtenido de otros 1.030 individuos antiguos y 471 modernos de Eurasia occidental sugirieron que su ADN compartía la mayor parte de las similitudes con los italianos centrales modernos y otros individuos que vivieron en Italia durante la época imperial romana.

«Se descubrió que este individuo pertenecía al linaje A-M13 (A1b1b2b) del cromosoma Y, un linaje poco frecuente y ausente entre los individuos antiguos de la península italiana, que se encuentra principalmente en el este de África (40%), pero con apariciones conocidas, en frecuencias mucho más bajas, en Oriente Próximo (Turquía, Yemen, Egipto, Palestina, Jordania, Omán y Arabia Saudí) y en las islas mediterráneas de Cerdeña, Chipre y Lesbos», señalaron.

«Pertenecía al haplogrupo de ADN mitocondrial HV0a, la principal rama monofilética de HV0 y subclado del haplogrupo HV. Este linaje mitocondrial está ausente entre los individuos romanos imperiales publicados de Italia».

Los análisis adicionales del esqueleto y el ADN del individuo masculino identificaron lesiones en una de las vértebras y secuencias de ADN que se encuentran comúnmente en Mycobacterium, el grupo de bacterias que la bacteria causante de la tuberculosis Mycobacterium tuberculosis pertenece a.

Esto sugiere que el individuo puede haber sido afectado por la tuberculosis antes de su muerte.

«Nuestro estudio -aunque limitado a un solo individuo- confirma y demuestra la posibilidad de aplicar métodos paleogenómicos al estudio de los restos humanos de este yacimiento único», afirman los autores.

«Nuestros hallazgos iniciales proporcionan una base para promover un análisis intensivo de individuos pompeyanos bien conservados».

«Apoyados en la enorme cantidad de información arqueológica que se ha recogido en el último siglo para la ciudad de Pompeya, sus análisis paleogenéticos nos ayudarán a reconstruir el estilo de vida de esta fascinante población de la época imperial romana.»

Los resultados del equipo se publicaron en la revista Scientific Reports.

_____

G. Scorrano et al. 2022. Retrato bioarqueológico y paleogenómico de dos pompeyanos muertos durante la erupción del Vesubio en el año 79 d.C. Sci Rep 12, 6468; doi: 10.1038/s41598-022-10899-1

Tarot y videncia gratis por telefono!!! ABRE TUS CAMINOS⭐️


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *