Acontecimientos y testigos recientes apuntan a la posibilidad de desactivar misiles en los Estados Unidos nada menos que por medio de ovnis.

Hace apenas un par de años, el Departamento de Defensa de los Estados Unidos (DoD) hizo públicos tres vídeos que mostraban pruebas de objetos voladores «no identificados». A raíz de otros acontecimientos recientes, en noviembre de 2021, el Pentágono anunció la creación de un nuevo grupo que investigaría los informes sobre ovnis cerca de zonas militares sensibles. Al parecer, un informe del Pentágono, elaborado en junio del mismo año, no pudo dar una explicación de 143 incidentes. El comunicado de prensa del Pentágono llegó a afirmar que: «Las incursiones de cualquier objeto aéreo en el espacio aéreo de uso especial (SUA) plantean problemas de seguridad de vuelo y de operaciones, y pueden plantear problemas de seguridad nacional», refiriéndose al espacio aéreo militar restringido, a las zonas de operaciones militares, a los polígonos de tiro y a otros lugares restringidos para la seguridad nacional y otros fines.

A la luz de dicha disposición, la Subsecretaria de Defensa, Kathleen Hicks, ha expresado su preocupación por los fenómenos aéreos no identificados en zonas de uso especial que representan un riesgo para la seguridad de las tripulaciones, poniendo en peligro la seguridad nacional. Esto parece estar en consonancia con las numerosas afirmaciones realizadas anteriormente por miembros de las Fuerzas Armadas estadounidenses (concretamente, en el periodo comprendido entre los años 60 y 80) sobre haber avistado ovnis mientras, casualmente, experimentaban al mismo tiempo problemas de accesibilidad a los misiles. Según una fuente cercana, más de 120 oficiales, ahora veteranos, estaban presentes en las instalaciones de lanzamiento de misiles de EE.UU., así como en las instalaciones de la Fuerza Aérea cuando las luces brillantes de los objetos voladores no identificados aparecieron ante ellos.

Sólo una mera vigilancia

Robert Hastings, un prominente investigador de OVNIs, explicó que hasta ahora, los extraterrestres han parecido estar interesados en la «mera vigilancia». Continúa afirmando que todos estos testigos se presentan para decir que, por increíble que pueda parecer a algunos, los OVNIs han vigilado durante mucho tiempo y ocasionalmente han manipulado nuestras armas nucleares. Uno de ellos es Robert Salas, un antiguo capitán de las Fuerzas Aéreas que se encontraba en la Base Aérea de Malmstrom, en Montana, el 16 de marzo de 1967, cuando los misiles nucleares «Minuteman» que supervisaba quedaron inutilizados debido a la presencia de un misterioso «objeto rojo brillante» en el cielo.

Por otra parte, Robert Jamison, que trabajaba como oficial de selección de objetivos en la base aérea de Malmstrom en 1967, dijo que a menudo tenía que «reiniciar» misiles que habían sido desactivados. «Mi trabajo principal era apuntar los misiles en la dirección correcta», explicó Jamison, «pero una noche de marzo, los diez misiles salieron repentinamente del estado de alerta al mismo tiempo que los rumores de un avistamiento de ovnis comenzaron a circular por Malmstrom». Aunque nunca vio ningún ovni, afirmó haber hablado con un guardia de seguridad que lo describió como: «tres lucecitas rojas que empezaron a acercarse, luego dos de ellas se separaron y sobrevolaron la base, mientras que la tercera aterrizó en un profundo barranco cercano».

Desactivación de los misiles como medio de vigilancia en caso de que se produzca un error

El capitán Bruce Fenstermacher, un oficial retirado de las Fuerzas Aéreas de EE.UU. cuyo equipo de seguridad divisó un OVNI con forma de cigarro sobrevolando la base aérea de Warren, en Wyoming, en 1976, expresó su creencia en los extraterrestres como guardianes interplanetarios, diciendo: «Creo que nos vigilan para que no estropeemos las cosas».

Hastings está de acuerdo en que la presencia de tales fenómenos indica que los extraterrestres están monitoreando nuestras armas, por lo que posiblemente nos alertan. Luego añade: «No creo que la humanidad esté en peligro por nada ni por nadie, excepto por la posibilidad de que nuestras mentes se expandan. Debido a la existencia de vida extraterrestre, la mentalidad de la humanidad sufrirá un cambio de paradigma. Lo que se avecina puede poner en peligro las instituciones tradicionales, como la religión, el gobierno y otras instituciones sociales». Cualquiera que sea la razón que pueda estar detrás de la inutilización de misiles estadounidenses por parte de ovnis, ciertamente supone un riesgo para nuestra seguridad nacional.

Tarot y videncia natural


1 comentario

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.