Abarcando el espacio y el tiempo, Night Sky sigue a Irene (Sissy Spacek) y Franklin York (J.K. Simmons), una pareja que, años atrás, descubrió una cámara enterrada en su patio trasero que inexplicablemente conduce a un extraño planeta desierto.

Amazon Prime Video

Cielo nocturno

Holden Miller, Daniel C. Connolly

Amazon Prime Video, 20 de mayo

ENVEJECER nunca es fácil, pero la pareja de ancianos Franklin e Irene York son capaces de refugiarse de sus dolencias y frustraciones saliendo a «ver las estrellas».

Interpretados por J. K. Simmons y Sissy Spacek, los protagonistas de Night Sky, de Amazon Prime Video, no se limitan a utilizar un telescopio para contemplar el cielo. En su lugar, descienden a un sótano oculto bajo las tablas del suelo de un cobertizo en su patio trasero, caminan por un túnel húmedo y abren una puerta extraña de aspecto alienígena.

Allí, encuentran una cámara que, de alguna manera, les transporta a una habitación en lo que parece ser otro planeta. Miran por la ventana una vista que nadie más en la Tierra puede experimentar. O eso es lo que creen.

Cielo nocturnoLa serie, creada por Holden Miller y Daniel C. Connolly, comienza lentamente, dedicando mucho tiempo a Franklin e Irene en sus quehaceres cotidianos en el pequeño pueblo de Illinois, y los elementos de ciencia ficción de la historia se desvanecen a menudo en un segundo plano.

Simmons y Spacek son actores tan fuertes que Cielo nocturno habría sido absorbente simplemente como una historia sobre una pareja de enamorados que se adentra en sus últimos años, enfrentándose a la nostalgia y al arrepentimiento. El primer episodio no trata mucho más que eso, al menos hasta el final, cuando Irene descubre a un misterioso hombre dentro del portal subterráneo.

El intruso, Jude (Chai Hansen), perturba y vigoriza a la vez a los Yorks, llevándoles a nuevos descubrimientos sobre el dispositivo que han estado utilizando durante los últimos 20 años sin cuestionarlo nunca. También tiene su propia agenda, que, como todo lo demás en Cielo nocturnose desarrolla lentamente a lo largo de los seis primeros episodios.

La glacial progresión de la trama puede resultar frustrante, especialmente cuando el foco de atención se desplaza de los Yorks a otras líneas argumentales cuyas conexiones con la narrativa principal tardan en cuajar.

El segundo episodio presenta a una madre y una hija que viven en una zona rural de Argentina, protegiendo una extraña capilla y aceptando a regañadientes las órdenes de una peligrosa sociedad secreta. La dinámica entre Stella (Julieta Zylberberg) y su hija adolescente Toni (Rocío Hernández) no es tan gratificante desde el punto de vista emocional como la relación vivida por los Yorks, pero su implicación directa en la vaga conspiración da un poco más de emoción a sus escenas.

Aun así, el desarrollo de los personajes es tan gradual como el de la trama, y algunos de los desvíos de la serie parecen más bien callejones sin salida. El vecino entrometido de los Yorks pasa por todo un drama no relacionado solo para poder volver a hurgar en el cobertizo y tener un impacto real en la trama. Hay un montón de escenas de dudosa relevancia que involucran a personajes secundarios y que contribuyen al ritmo letárgico.

Tal vez haya respuestas satisfactorias en los dos episodios restantes de la primera serie de ocho episodios, pero, por ahora, Cielo nocturno es más una insinuación y una atmósfera que una explicación. Hay referencias al «entrelazamiento cuántico» y a la «espeluznante acción a distancia», pero nada definitivo sobre los orígenes o la mecánica del portal de Yorks, o los proyectos relacionados de la orden antigua que aparentemente abarca todo el mundo a la que pertenecen Stella y Toni.

Sin embargo, suele haber suficiente aliciente para seguir viendo la serie hasta el siguiente episodio, e incluso cuando la serie parece dar vueltas, Simmons y Spacek encuentran encantadoras notas de gracia en sus interpretaciones.

Cielo nocturnono tiene nada que ver con viajes intergalácticos o portales transdimensionales. Ningún efecto especial está a la altura de Irene, que pronuncia un desgarrador monólogo sobre la muerte del hijo adulto de los Yorks, o de Franklin, que consuela a su nieta Denise (Kiah McKirnan) en la tumba de su padre.

Estos personajes están en camino de aprender los secretos del universo, pero ya han vivido lo suficiente para saber lo que realmente importa.

:

TAROT DEL AMOR Y LA PAREJA 2022


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.