Thanatosdrakon amaru tenía una envergadura de casi 9 m y vivió en la actual Argentina durante el período Cretácico.

Reconstrucción de vida de Thanatosdrakon amaru. Crédito de la imagen: Universidad Nacional de Cuyo.

Reconstrucción de vida de Thanatosdrakon amaru. Crédito de la imagen: Universidad Nacional de Cuyo.

Los pterosaurios fueron reptiles de gran éxito (no dinosaurios, como se les suele etiquetar erróneamente) que vivieron al mismo tiempo que los dinosaurios no avianos, hace entre 210 y 65 millones de años.

Algunos pterosaurios, como los azhdárquidos gigantes, eran los animales voladores más grandes de todos los tiempos, con una envergadura de hasta 12 m (39 pies) y una altura de pie comparable a la de las jirafas modernas.

«Los pterosaurios fueron un grupo muy singular de animales que vivieron desde el Triásico hasta el Cretácico y representan los primeros vertebrados que adquirieron la capacidad de volar de forma activa», señalan el paleontólogo de la Universidad Nacional de Cuyo Leonardo Ortiz David y sus colegas de Argentina y Brasil.

La especie de pterosaurio recién identificada pertenecía al clado Quetzalcoatlinae de la familia Azhdarchidae.

Vivió hace aproximadamente 86 millones de años durante la época del Cretácico Superior, lo que la convierte en la especie más antigua de Quetzalcoatlinae hasta el momento.

Nombre científico Thanatosdrakon amaruEl reptil volador tenía una envergadura de hasta 9 m.

«Thanatosdrakon amaru es el mayor pterosaurio descubierto en América del Sur y uno de los mayores vertebrados voladores del mundo», dijeron los paleontólogos.

Ortiz David et al. identificaron dos ejemplares de Thanatosdrakon amaru, el holotipo y el paratipo, con una envergadura estimada de 7 m y 9 m, respectivamente. Crédito de la imagen: Ortiz David et al., doi: 10.1016/j.cretres.2022.105228.

Ortiz David y otros. identificaron dos ejemplares de Thanatosdrakon amaru, el holotipo y el paratotipo, con una envergadura estimada de 7 m y 9 m, respectivamente. Crédito de la imagen: Ortiz David et al., doi: 10.1016/j.cretres.2022.105228.

Los restos fósiles de dos Thanatosdrakon amaru fueron recuperados de los niveles superiores de la Formación Plottier en la Cuenca Neuquina, Mendoza, Argentina.

«Thanatosdrakon amaru está representado por varios huesos axiales y apendiculares bien conservados en tres dimensiones», explicaron los investigadores.

«Algunos de estos elementos nunca se han descrito en azhdárquidos gigantes (por ejemplo, el norario completo, las vértebras dorsosacras y la vértebra caudal)».

«Esto permite ampliar el conocimiento sobre la anatomía de este diverso grupo de pterosaurios».

«Finalmente, desde el punto de vista paleoecológico, Thanatosdrakon amaru se encontró en depósitos de llanuras de inundación de sistemas de meandros efímeros, lo que indica que esta especie voladora de gran tamaño habitaba en entornos continentales», añadieron.

El descubrimiento se describe en un artículo de la revista Investigación sobre el Cretácico.

_____

Leonardo D. Ortiz David y otros. 2022. Thanatosdrakon amarugen. et sp. nov., un pterosaurio azhdárquido gigante del Cretácico Superior de Argentina. Investigación del Cretácico 137: 105228; doi: 10.1016/j.cretres.2022.105228

TAROT DEL AMOR Y LA PAREJA 2022


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *