Mi interés por lo paranormal empezó realmente con Los Cazafantasmas. Era un gran fan cuando era muy popular y todos los niños tenían mochilas de protones. Además, crecí al lado de un cementerio. No creo que lo relacionara con la muerte real de inmediato, era sólo un lugar para pasear con bonitas piedras, era interesante para mí.

Nos mudamos a la zona de Chicago y durante la escuela secundaria hice un viaje al campo de batalla de Gettysburg. Tenía 14 años y tuve lo que creo que fue mi primera experiencia paranormal. Estábamos en el campo de batalla y cuando miré hacia los árboles del borde del campo, vi un grupo de soldados que empezaron a cruzar el campo. Pensé que eran recreadores, pero era un martes por la tarde, así que le pregunté a mi madre si ella también podía ver a esos hombres, y me dijo que sí. Mi madre es muy franca, sería el tipo de persona que diría «¡estás loco!» si no lo hubiera visto. Los soldados parecían detenerse a mitad de camino en el campo y era casi como si desaparecieran y luego comenzaba de nuevo. Seguía ocurriendo una y otra vez, casi como un fallo. Preguntamos a mi padre y a mi hermana, que también estaban allí, pero ninguno de los dos lo vio.

Fuimos al centro de visitantes y preguntamos a uno de los guardabosques quiénes eran los recreadores. El guardabosques dijo que no había nada programado ese día, así que, a menos que hubiera una enorme recreación ilegal, lo que supongo que es posible, no fueron recreadores lo que vi. Mi padre seguía sin creérselo, pensaba que le estábamos tomando el pelo. Él es realista y no cree en lo paranormal.

En esa época, también tenía un profesor de historia que estaba muy metido en lo paranormal, ahí fue cuando realmente empecé a creer que lo que vi en Gettysburg era un fantasma. Mi profesor tenía su propio grupo de rastreadores de fantasmas en Indiana y relacionaba lo paranormal con las lecciones de historia. No sé si técnicamente debía hacerlo, pero lo hizo y me lo tragué. A partir de ahí, me uní a un grupo de rastreadores de fantasmas para adentrarme en el tema.

Me encanta lo desconocido y me encanta resolver misterios. Hay gente que sí cree y gente que no cree y hay gente que podría ir en cualquier dirección. Soy una de esas personas que siempre busca resolver algo. No tienes una conclusión hasta que tienes pruebas, así que siempre estoy buscando eso. Me relaciono con gente que es escéptica y estamos de acuerdo en no estar de acuerdo y ya está. La gente puede creer, o no, y eso está bien.

La caza de fantasmas siempre fue un hobby para mí, fui a la universidad, estudié sanidad y trabajé en un hospicio hasta que tuve hijos. Después de que tuvieran edad suficiente para ir al colegio -durante la pandemia- empecé a escribir sobre mis experiencias paranormales y a destacar diferentes lugares. Algunos eran lugares en los que había estado y otros eran lugares a los que quería ir. Escribía la historia de los lugares y de las supuestas apariciones. Nunca pensé que fuera a salir nada de ello, pero empezó a crecer rápidamente y entonces decidí que quizá tenía que llevar a gente conmigo en las investigaciones.

Creo que he tenido cerca de 100 experiencias paranormales, pero he investigado más de 1.000 lugares en los últimos 20 años. Por lo general, determino si algún lugar debe ser investigado a partir de los consejos que me da la gente o la investigación general en línea. Ahora, al menos, recibo mensajes de personas que me dicen que debería investigar un lugar, aunque no haya oído hablar de él. Me dicen que está realmente embrujado.

Cada lugar es diferente, sobre todo si es exterior frente a un gran hospital o una cárcel. Pero siempre tengo toneladas de cámaras conmigo, porque la mejor prueba está en la cámara. Coloco cámaras de acción por todas partes y llevo un lector de campos electromagnéticos (CEM). También vengo armado hasta los dientes con grabadoras de voz y las coloco por todas partes. Me quedo en un lugar de seis a ocho horas, hay mucho café de por medio, pero soy más bien un investigador relajado, me siento allí y veo lo que pasa. Por lo general, la noche es lo mejor, no sé si es por el factor de la espeluznancia, pero si estás tomando fotos, un fondo oscuro y un flash ciertamente ayudan a captar las anomalías mejor que la luz del día.

El año pasado investigué la cárcel de Indiana de la que se escapó John Dilligener y creo que me siguió toda la noche «algo». Subí a un piso donde no hay luces ni electricidad, así que no pude ver mucho, pero tuve la sensación de que alguien me observaba, así que me di la vuelta y volví a subir al bloque de celdas. Sólo di unos pasos antes de oír pasos muy fuertes detrás, casi pisando fuerte, así que me di la vuelta, pero no había nada. Di unos pasos más y sentí un empujón detrás de mí; parecía una mano abierta. Pensé, bien, iré un poco más rápido, algo quiere que salga de aquí. Bajé las escaleras hasta donde estaba mi coinvestigador y le expliqué lo que había pasado. En cuanto terminé de hablar oímos un portazo. Estas puertas se abren para que la gente no se quede atascada, pero algo se cerró de golpe.

Mi coinvestigador se sobresaltó, y entonces empezaron unos golpes muy fuertes. Lo grabé con la cámara, pero por supuesto, a menos que estuvieras allí podrías decir que alguien más estaba allí arriba haciendo eso. Sin embargo, sólo había una entrada y habrías tenido que pasar por delante de nosotros para entrar. Sé que los propietarios de la cárcel seguían fuera porque, cuando bajamos, los vi sentados en el porche de la casa del sheriff adjunta. No hay entrada trasera y sólo hay una escalera que sube, que es donde estábamos nosotros. También tengo cámaras de acción por todas partes y en la reproducción no había nadie más allí.

Estos golpes empezaron a ser más fuertes, así que le dije a mi coinvestigador que debíamos tomar un descanso. Mientras caminaba, una sombra apareció «caminando» frente a mí, ambos la vimos, y sentí una ráfaga de viento. Estábamos dentro. Mi co-investigador vio mi pelo volar hacia atrás y dijo que había terminado. Fue bastante espeluznante.

A lo largo de los años, he oído pasos y he captado lo que creo que son voces incorpóreas en grabaciones de audio. Cada lugar es diferente. Ha habido bastantes casos de captación de imágenes que no puedo explicar. El único problema es que si alguien no está allí, ¿cómo voy a demostrar que no había otra persona presente? He captado una imagen de lo que creo que es un espíritu, donde parece que se ve su mochila, y he captado el sonido de los tambores del regimiento, pero de nuevo, alguien podría decir que es una superposición. Ahí es donde se hace difícil convencer a la gente.

Depende de la situación, pero mi creencia es que en algunos casos es un «embrujo residual». No son espíritus reales, es casi como un recuerdo que se reproduce una y otra vez. Luego tenemos lo que yo llamo «embrujos inteligentes» que es donde creo que hay espíritus que están atascados y dando vueltas en el más allá. Aquí es donde creo que hay fantasmas que interactúan contigo, te tocan y tratan de llamar tu atención.

La cazadora de fantasmas Erin Egnatz investiga lugares
Erin Egnatz se interesa por lo paranormal desde los 14 años y lleva 20 años investigando lugares «embrujados».
Erin Egnatz

He estado en el sanatorio Waverly Hills en Louisville, en el USS Lexington en la bahía de Corpus Christi y he visitado lugares como Salem, Massachusetts que es famoso por sus juicios de brujas, la Misión del Álamo en Texas y Sleepy Hollow en Nueva York. No en todos ellos he tenido lo que creo que son encuentros con lo paranormal, pero en algunos sí.

En Sleepy Hollow pasó algo, pero fue más una sensación que tuve, así que no es nada que pueda probar. Me he acostumbrado a lo que llamo el «cambio de energía». Creo que los espíritus desprenden energía y que puedo sentir la diferencia de energía. No creo que sea psíquico ni nada por el estilo, es sólo una sensación. Y tuve esa sensación en Sleepy Hollow. En el USS Lexington, escuché una fuerte voz incorpórea. En el vídeo que grabé, se oye un grito y se ve cómo se cierra la puerta, porque en ese momento llevaba una cámara GoPro.

Mi planteamiento es que si no puedo recrear lo que veo o escucho, no importa lo que intente, entonces tengo algo inexplicable. Pero si hay una posibilidad, aunque sea pequeña, de que pueda ser algo del entorno, entonces se convierte en un «quizás». Si una puerta se abre sola, quiero asegurarme de que no se abre fácilmente. Sólo estoy tratando de verificar que eso no es lo que hizo el ruido que hemos escuchado.

Es posible que lo que experimento no sea explicable por la ciencia, pero no es una actividad paranormal. Todo es posible en mi mente. Algunos dirán que son «demonios». Yo digo que está ocurriendo algo inexplicable, así que vamos a averiguar por qué. Me pica la curiosidad. Sólo quiero saber qué es.

Lo único que puedo hacer es aportar lo que tengo y que cada uno haga su conjetura. Sé que la gente está empezando a entrar en la ciencia de lo paranormal. Harvard tiene un curso de parapsicología, así que quizás puedan desarrollar algo que nos ayude a nivel científico. Pero como con muchas cosas, algunas personas creen y otras no, y eso está bien. Creo que una cantidad saludable de escepticismo es buena. Vas a sopesar el escepticismo con las pruebas que te queden, así que me parece estupendo que la gente empiece a investigar.

Me gustaría que los escépticos entendieran que entiendo por qué son escépticos, pero les pediría que intentaran abrir un poco su mente. Que lean un poco y vean cómo se sienten después. He llevado a escépticos conmigo a lugares que creo que son realmente activos con energía paranormal, y salen diciendo «¡oh, Dios mío!». Así que pruébalo; mantén la mente abierta.

Erin Egnatz es una cazadora de fantasmas, amante de la historia y escritora paranormal. Puedes seguirla en Instagram @hauntingsaroundamerica o encontrar más información en hauntingsaroundamerica.com.

Todas las opiniones expresadas en este artículo son del autor.

Contado a Jenny Haward.

Oraculo del Futuro Consultas rápidas

Categorías: Paranormal

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *