«Voces del espacio» es el título de un libro del documentalista sueco Friedrich Jürgenson, publicado en 1964. Este libro supuso una conmoción no sólo para los lectores, sino también para los científicos, porque su autor anunció al mundo entero que había grabado las voces de los muertos en una grabadora. Konstantin Raudive, un científico que se interesó por Jürgensonde la obra de Jürgenson, se convirtió en más tarde el principal investigador de este tema.

Friedel, ¿puedes oírme?

En 1959, Friedrich Jürgenson estaba rodando una película sobre el arte. El documentalista decidió salir de la ciudad para grabar el canto de los pájaros en una grabadora de carrete BASF. Cuando Jürgenson escuchó esta grabación en casa, además del canto de los pájaros, oyó sonidos que no debían estar en la cinta. Alguien le susurró:

«Friedel, ¿puedes oírme? Es mamá».

Al principio, Friedrich Jürgenson sugirió que su grabadora estaba averiada. La puso de nuevo y escuchó el mismo susurro. Para detectarlo, Jürgenson tuvo que aguzar el oído. En ese susurro, el documentalista reconoció la voz de su madre, fallecida hace unos años.

Esas palabras escuchadas dieron un vuelco a la vida de Friedrich Jürgenson. Hizo nuevas grabaciones en su magnetófono y así recibió nuevos mensajes de los muertos en diferentes idiomas.

Friedrich Jürgenson.
Friedrich Jürgenson.

Friedrich Jürgenson intentó explicar este fenómeno por el hecho de que las ondas de algunas emisoras de radio irrumpen en su grabación. Sin embargo, pronto se desvanecieron todas las suposiciones con las que el investigador podía justificar la aparición de estas voces. Todo se aclaró para Jürgenson, y empezó a hablar con confianza de que estaba recibiendo mensajes del otro mundo. El investigador esperaba que ahora la humanidad pudiera resolver el enigma de la muerte.

Antes de publicar su primer libro y contar al mundo su descubrimiento, Jürgenson llevó a cabo sus experimentos y realizó nuevas grabaciones durante varios años.

Los mensajes que el investigador consiguió recibir del otro mundo no se diferenciaban en su contenido profundo. Eran todos breves, como si las voces que venían de allí no se permitieran revelar todos sus secretos.

En ese momento dio su primera conferencia de prensa y el público estaba aturdido, asustado y sorprendido, pero entre ellos estaban los que se interesaban seriamente por Friedrich, como el Instituto Max Planck, la Universidad de Friburgo, y organizaciones menos conocidas como las Sociedades Internacionales de los Fenómenos Paranormales y la Asociación de Parapsicólogos de los Estados Unidos.

Al principio, Jürgenson simplemente utilizaba un micrófono conectado a una grabadora y dejaba que la grabadora rodara. Hablaba claramente y en voz alta mientras estaba en la sala y hacía pausas entre sus propias intervenciones para permitir que las voces se hicieran sentir. Las voces hablaban en un idioma internacional mixto.

. .

Jürgenson fue capaz de detectar el sueco, el alemán, el ruso, el inglés y el italiano, entre otros. Llamó al lenguaje de estas voces «políglota». Siguiendo el consejo de una de las voces que había grabado, continuó grabando señales de la radio. Experimentó con los ajustes y encontró la posición más favorable entre 1445 y 1500 kHz. De hecho, desde entonces, 1485,0 kHz se conoce como la «frecuencia Jurgenson».

«Aquí no hay muerte»

Tras la publicación del libro de Jürgenson «Voces del Espacioe», el científico Konstantin Raudive decidió conocer personalmente a su autor. También estudió la técnica de Jürgenson para verificar los resultados de los estudios descritos en el libro.

Los primeros esfuerzos independientes de Raudive no dieron ningún fruto. Pero un día el científico logró obtener el primer mensaje. La voz de una mujer en la cinta decía: «Vete a la cama, Margaret».

Guiado por la metodología de Friedrich Jürgenson, Konstantin Raudive consiguió grabar miles de mensajes del otro mundo. El científico estaba más que seguro de haber escuchado las voces de los muertos, ya que algunos de ellos decían sus nombres e informaban de que se encontraban en una dimensión de vida diferente. Entre los mensajes que recibió había algunos como «Tú estás muerto, pero nosotros estamos vivos», «Estás escuchando la masa de los muertos», «Los muertos están vivos, Konstantin», «Aquí no hay muerte. El mundo es la muerte». Raudive logró obtener noticias de la madre fallecida, que se dirigió a su hijo como le gustaba llamarlo en la infancia.

Tras una serie de experimentos exitosos, Raudive escribió el libro «Un gran avance«. Lo dedicó al fenómeno de las voces del inframundo. En su libro, que causó no menos conmoción que la obra de Jürgenson, el científico publicó sólo una parte de los mensajes que recibió, y se trata de 27 mil mensajes sonoros.

No todos los representantes de la comunidad científica creyeron en la autenticidad de los registros producidos por Konstantin Raudive. Las notas del investigador fueron sometidas a un análisis exhaustivo. Los expertos no dudaban de la presencia de voces en la cinta, pero muchos de ellos creían que todos esos «ruidos blancos» eran ondas de radio captadas al azar.

Fenómeno o coincidencia

Para disipar las dudas, poco antes de su muerte, Konstantin Raudive repitió sus experimentos en presencia de otros investigadores. El experimento se llevó a cabo en el estudio. Había un equipo que bloqueaba la interferencia accidental de cualquier onda electromagnética. Las grabaciones en cinta magnética se realizaban desde tres dispositivos, cuyo control estaba prohibido a Raudive: sólo daba órdenes.

La grabación se realizó en dieciocho minutos, y ninguno de los científicos del estudio detectó ningún sonido extraño. Sin embargo, al escuchar la cinta en la grabadora de Raudive, los investigadores encontraron decenas de mensajes.

Algunas voces eran tan claramente audibles que no requerían amplificación. Los científicos que llevaron a cabo la prueba no pudieron explicar lo sucedido en términos físicos existentes, ni establecer el origen de las voces grabadas.

. .

Un análisis más profundo del fenómeno de las voces de ultratumba mostró que los resultados positivos los obtienen aquellos investigadores que no niegan la existencia del otro mundo.. Los mismos científicos que niegan la realidad de la existencia de las voces no logran establecer contacto con los muertos.

En cuanto a la tecnología, los científicos no han encontrado nada que pueda afectar a la cinta magnética durante la grabación. Lo único que se ha aclarado es que la grabación de los mensajes no se produce cuando el equipo funciona en una habitación vacía sin la presencia de una persona. Por ello, algunos científicos creen que en la cinta magnética se graban los pensamientos de los presentes y no las voces de los habitantes del otro mundo.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *