Un científico de San Francisco que ha pasado décadas contemplando los enigmas de la física ha dirigido su atención al enigma de la conciencia humana, informa www.theepochtimes.com.

El Dr. Alan Ross Hugenot es doctor en ciencias de la ingeniería mecánica y ha desarrollado una exitosa carrera en el campo de la ingeniería naval, formando parte de los comités que redactan las normas de construcción de barcos en Estados Unidos. Estudió física e ingeniería mecánica en el Instituto Tecnológico de Oregón.

Pero también es fundamental para su trabajo el estudio de la vida después de la muerte tras una experiencia cercana a la muerte (o ECM) después de un accidente de moto en sus años de juventud.

«Hice cosas utilizando la física newtoniana para crear naves», dijo, «pero todo el tiempo sabía que no era así. Hay todo ese otro mundo que nuestros cinco sentidos no registran». Dio una charla sobre la ciencia del más allá en la Conferencia de la Asociación Internacional de Estudios sobre la Muerte Cercana (IANDS) 2014 en Newport Beach, California.

Al explorar las teorías científicas relacionadas con este otro mundo, Hugenot se ha preguntado si la conciencia de los seres humanos vivos, así como las «almas» de los muertos, residen en la materia oscura o en la energía oscura. Ha reflexionado sobre las implicaciones del poder que nuestra conciencia parece tener sobre la realidad física.

Hugenot contó una experiencia cercana a la muerte en los años 70, durante la cual experimentó parte de este otro mundo. Lo encontró «más real que este lugar».

Para Hugenot, estas cuestiones no son sólo curiosidades intelectuales, sino que dan cuenta de una profunda experiencia que ha cambiado su visión del mundo.

Hugenot resumió algunas teorías de la física, interpretando que pueden apuntar a la existencia de una conciencia independiente del cerebro y a la existencia de una vida después de la muerte en otro plano. Señaló que sería necesario seguir investigando para verificar sus postulados. También señaló los retos que supone tratar de verificar estas ideas en un marco científico tradicional.

La conciencia podría existir en una «nube»

Hugenot dijo que la conciencia humana podría funcionar como los datos que almacenamos en la nube. Se puede acceder a esos datos desde múltiples dispositivos: tu smartphone, tu tableta, tu ordenador de sobremesa.

Durante una ECM, teorizó Hugenot, la mente puede estar huyendo de una situación peligrosa. Podemos «pulsar el interruptor e ir al otro ordenador», dijo.

«El nexo de mi conciencia está en mi cabeza, pero el locus de mi conciencia, ¿dónde está realmente? Está fuera de mi cuerpo. Porque dentro y fuera es una ilusión».

Es posible que el espacio no exista, o al menos no de la forma en que comúnmente lo entendemos, dijo, citando el teorema de la no localización del Dr. John Bell. «[It’s a] difícil de conseguir; nos encanta nuestro espacio», bromeó.

La no localidad se refiere a la capacidad de dos objetos de conocer instantáneamente los estados del otro, aunque estén separados por grandes distancias. Está relacionada con el fenómeno del entrelazamiento: la partícula A y la partícula B interactúan, y a partir de entonces permanecen misteriosamente unidas. Cuando la partícula A sufre un cambio, la partícula B sufre el mismo cambio; A y B han perdido, en muchos sentidos, su individualidad y se comportan como una sola entidad.

El teorema de Bell ha sido verificado por muchos científicos a lo largo de los años y forma parte de la corriente principal de la física cuántica. Las ideas de Hugenot sobre la conciencia que existe dentro y fuera del cuerpo humano al mismo tiempo se basan en este teorema, pero permanecen fuera de la corriente principal.

¿Está la vida después de la muerte en la materia oscura, o quizás en otra dimensión?

Se calcula que lo que los científicos han observado representa un 4 por ciento de nuestro universo. La energía y la materia oscuras constituyen el otro 96 por ciento. Los científicos no saben realmente qué son la energía y la materia oscuras, y su existencia sólo se percibe por los efectos que parecen tener en la materia observable.

Hugenot dijo: «Este 96 por ciento del universo que no se percibe… nos da mucho espacio para que exista tanto la conciencia como el más allá».

Tal vez la conciencia existe en otra dimensión, dijo Hugenot. La teoría de cuerdas, muy discutida en la física convencional, sostiene que existen otras dimensiones más allá del concepto cuatridimensional del universo. La teoría de las cuerdas considera el universo como un mundo de cuerdas muy finas que vibran. Se cree que las cuerdas se proyectan desde un cosmos de dimensiones inferiores, más simple, plano y sin gravedad.

Por qué los fantasmas pueden atravesar las paredes y tú también

Hugenot dijo que llegar a otra dimensión podría ser una cuestión de creencia. Tal vez nuestros cuerpos podrían atravesar las paredes si realmente creyéramos que pueden hacerlo.

«Toda mi alma cree en la 3-D, así que no puedo atravesar la pared», dijo. Se fijó en algunos experimentos que han demostrado el poder que tiene la conciencia humana para influir en la realidad física.

Vida después de la muerte

La luz puede ser una partícula o una onda – dependiendo de tus pensamientos

La conciencia parece tener un impacto físico en la materia. El famoso experimento de la doble rendija sorprendió a los físicos cuando demostró que los fotones (partículas de luz) actúan de forma diferente cuando son observados que cuando no hay nadie mirando.

Esencialmente, el observador puede hacer que los fotones adopten la forma de partícula o de onda por el mismo hecho de medir; no están fijos en una forma como se esperaba.

Las partículas existen como potencial, dijo Hugenot, y el observador determina la forma que adoptan. Señaló que la influencia de la mente de un investigador en su experimento tiene graves implicaciones: «Si un escéptico quiere replicar lo que un ‘creyente’ encontró en su experimento, el escéptico no puede hacerlo, porque … [it’s going to go] lo quiere ver ese tipo y no el otro».

Hugenot preguntó, si el potencial sólo toma forma cuando se observa, ¿quién o qué fue el observador del Big Bang? Su respuesta es, simplemente, «la conciencia».

Los experimentos de Princeton demuestran que la mente puede influir en los dispositivos electrónicos

El Laboratorio de Investigación de Anomalías de Ingeniería de Princeton (PEAR), de la Universidad de Princeton, es famoso por los experimentos que realizó y que demuestran que nuestra mente puede afectar al funcionamiento de los dispositivos electrónicos. Durante muchos años, los investigadores de PEAR realizaron millones de experimentos con cientos de personas. Un ejemplo típico de estos experimentos es el siguiente:

Un generador de eventos aleatorios (REG) es un dispositivo electrónico que puede producir bits que representan un 0 o un 1. Los participantes en el estudio tratarían de influir en el REG en cualquier sentido, hacia el 0 o hacia el 1. Si los eventos mostraban un favor significativo en la dirección de la voluntad de la persona por encima de lo que dictaría el azar, sugería que la voluntad de la persona influía en la máquina.

El resultado acumulado fue que la mente humana puede influir ligeramente en la máquina. Aunque la influencia era leve, la consistencia era significativa. A lo largo de tantos ensayos, la potencia estadística aumentó. La probabilidad de que estos resultados se produzcan por casualidad y no por una influencia de la mente humana es inferior a 1 entre 1.000 millones.

Autor: Tara Macisaac, Michael Wing contribuyeron a este informe. Fuente: www.theepochtimes.com

Tarot gratis tirada completa de 28 cartas:


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.