Un joven vietnamita se ha hecho famoso en las redes sociales por su drástica transformación física con la ayuda de la cirugía plástica, que le ha dejado con el aspecto de una estrella masculina del K-Pop.

La historia de la transformación de Tran Dang Phuoc Cuong comenzó en 2009, cuando, tras un trágico accidente de coche, en el que su padre falleció y su madre luchó por su vida en el hospital, el nativo de Da Nang se fue a estudiar a China. Allí, el joven de 17 años se matriculó en un curso de lengua china, para poder aprender este idioma y aumentar sus posibilidades de encontrar un trabajo para mantenerse. Después, intentó encontrar un trabajo a tiempo parcial y se dio cuenta de que su aspecto también era un obstáculo, lo que le llevó a pasar por el bisturí y cambiar drásticamente su aspecto.

Tras intentar conseguir un trabajo como bailarín en un popular bar de Shanghai y ser rechazado por no tener un rostro lo suficientemente bello, Tran Dang Phuoc Cuong se conformó con trabajar como camarero en un restaurante, pero inmediatamente empezó a ahorrar dinero para cambiar el rostro que había resultado ser un obstáculo en el camino de sus sueños.

En 2011, Cuong se sometió al bisturí por primera vez, invirtiendo en una rinoplastia para reducir el tamaño de su nariz. Seis meses después, se sometió a otra operación, esta vez para cambiar la forma de su nariz y alargar la punta de la misma. Tras esta intervención, solicitó con confianza trabajos como modelo fotográfico para tiendas de moda, y empezó a planificar sus próximos procedimientos estéticos.

A lo largo de los años, el joven vietnamita se remodeló los labios, se rellenó la barbilla, se sometió a una operación de 12 horas para bajar los pómulos, se recortó la mandíbula, se volvió a remodelar la nariz y, básicamente, se volvió irreconocible para la gente que le conocía antes de que probara la cirugía plástica.

«Nunca olvidaré las veces que estuve tumbado en la mesa de operaciones con la luz de la lámpara de quirófano en los ojos, el olor a antiséptico, anestesia, vendas y mi cara hinchada e irreconocible», dijo Cuong a DaNang24h». Mucha gente piensa que muchas cirugías plásticas pueden hacerte «adicto» a ellas, pero, en realidad, nadie es adicto al dolor. Más de una vez pensé en abandonar en la misma mesa de operaciones».

Pero este joven de 29 años nunca dejó que el dolor y el sufrimiento de las repetidas cirugías plásticas se interpusieran en su sueño de cambiar su aspecto por completo. Hoy en día, no es necesariamente partidario de la cirugía plástica, pero aconseja a quienes se lo plantean que «vayan a por ello» si creen que mejorará su vida y su confianza en sí mismos.

En la actualidad, Tran Dang Phuoc Cuong viaja entre Vietnam, donde tiene varios negocios, y Shanghai, donde trabaja como modelo de moda.

videncia de amor gratis


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *