¿Qué es la conciencia y cómo se genera? Hay varias teorías que intentan explicar la conciencia. Una de las teorías más comunes es el materialismo.

Esta teoría dice que la conciencia es generada por la materia, es decir, por el disparo de las neuronas dentro del cerebro.

La segunda teoría es el dualismo mente-cuerpo. Es probablemente más conocida como religión o espiritualidad. Aquí la conciencia difiere de la materia. Forma parte de una característica alternativa del individuo, que en términos religiosos podríamos llamar alma.

Luego hay una tercera opción que está cobrando fuerza en alguna sociedad científica, el panpsiquismo. Según esta teoría, todo el universo está ocupado por la conciencia. El panpsiquismo es actualmente objeto de mucho debate entre físicos, neurocientíficos y otros investigadores.

En algún momento de este debate, hay que llegar a comprender que todo lo que experimentamos está tensado e interpretado por nuestra mente. Sin ella, el cosmos no existe en absoluto, o al menos no existe sin algún tipo de conciencia que lo atestigüe. En algunos círculos de la física, la teoría dominante es una especie de campo de protoconciencia.

Entonces, hablemos científicamente y pasemos a la mecánica cuántica. En la mecánica cuántica, las partículas no tienen una forma definida ni una ubicación precisa hasta que son observadas o medidas. ¿Es este el sistema de protoconciencia del juego?

Según el difunto físico y filósofo John Archibald Wheeler, podría serlo. Es conocido por haber acuñado el término «agujero negro». En su opinión, cada parte de la materia contiene una partícula de conciencia, que remacha desde este campo de protoconciencia.

Llamó a su teoría «principio de participación antrópica», que postula que el observador humano es la clave del proceso.

Wheeler dijo: «Participamos en la creación no sólo de lo cercano y de aquí, sino también de lo lejano y de hace mucho tiempo».

En su opinión, al igual que el budista, nada existe si no hay conciencia para entenderlo. El neurocientífico Christoph Koch, del Instituto Allen para la Ciencia del Cerebro, es otro defensor del panpsiquismo. Koch dice que la única teoría que tenemos hoy en día sobre la conciencia es el nivel de conciencia del yo y del mundo.

Los organismos biológicos son conscientes porque cuando se acercan a una nueva situación, pueden cambiar su comportamiento para navegar por ella desde esa perspectiva. El Dr. Koch está tratando de averiguar si puede medir el nivel de conciencia que contiene un organismo.

Hará algunos experimentos con animales. En uno de ellos, planea conectar los cerebros de dos ratones juntos. ¿Fluirá la información entre ellos? ¿Su conciencia se convertirá en algún momento en un sistema fusionado e integrado? Si estos experimentos tienen éxito, podría conectar los cerebros de dos personas.

El físico británico Sir Roger Penrose es otro defensor del panpsiquismo. Penrose sugirió en la década de 1980 que la conciencia existe a nivel cuántico y reside en las sinapsis del cerebro. Es conocido por asociar la conciencia con ciertos acontecimientos de la mecánica cuántica.

El Dr. Penrose no llega a calificarse de panpsiquista. En su opinión: «Las leyes de la física crean sistemas complejos, y estos sistemas complejos conducen a la conciencia, que a su vez produce las matemáticas, que pueden entonces codificar de forma sucinta e inspiradora las mismas leyes básicas de la física que le dieron origen.»

El veterano físico Gregory Matloff, del New York College of Technology, dice tener algunas pruebas preliminares que demuestran que al menos el panpsiquismo no es imposible.

El Dr. Matloff dijo a NBC News: «Todo es muy especulativo, pero es algo que podemos probar y confirmar o refutar».

El físico teórico Bernard Haisch propuso en 2006 que la conciencia se produce y se transmite a través del vacío cuántico o espacio vacío. Cualquier sistema que sea lo suficientemente complejo como para producir un cierto nivel de energía podría generar o transmitir la conciencia.

El Dr. Matloff se puso en contacto con un físico alemán poco ortodoxo y se ofreció a realizar un estudio de observación para comprobarlo.

Una instantánea de las neuronas del cerebro humano y de la macroestructura del universo.

Lo que exploraron fue la ruptura de Parenago. Se trata de la observación de que las estrellas más frías, como nuestro propio sol, orbitan el centro de la Vía Láctea más rápido que las más calientes. Algunos científicos lo atribuyen a las interacciones con las nubes de gas.

Matloff tiene una opinión diferente. Lo explica en un artículo publicado recientemente en la revista Consciousness Research and Research.

A diferencia de sus hermanas más calientes, las estrellas más frías pueden moverse más rápido debido a la «radiación de chorro unidireccional». Tales estrellas emiten un chorro en una etapa temprana de su creación. Matloff sugiere que esto podría ser un ejemplo de una estrella que se manipula deliberadamente para ganar velocidad.

Los datos de observación muestran una imagen fiable en cualquier lugar donde la brecha de Parenago se observa. Si estuviéramos hablando de interactuar con nubes de gas, como ocurre actualmente, cada nube tendría su propia composición química y, por tanto, haría que la estrella actuara de forma diferente. Entonces, ¿por qué todas actúan de la misma manera?

Aunque no es mucho, el descubrimiento del telescopio espacial Gaia de la Agencia Espacial Europea, cuya misión es mostrar las estrellas, podría aportar más datos para confirmar o debilitar esta opinión. Por otro lado, el Dr. Matloff sostiene que la presencia de un campo de protoconciencia podría servir como sustituto de la materia oscura.

Se cree que la materia oscura constituye alrededor del 95% del universo, aunque los científicos no pueden encontrarla. Así que, por el bien del argumento, si la conciencia es una propiedad que surge a nivel subatómico cuando las partículas se fusionan, entonces ¿cómo se unen estas diminutas partículas de conciencia?

El neurocientífico y psiquiatra Giulio Tononi, de la Universidad de Wisconsin-Madison, ofrece una visión ligeramente diferente del panpsiquismo, denominada teoría de la información integrada. Aquí la conciencia es una manifestación con una ubicación física real en algún lugar del universo. Sólo que aún no la hemos encontrado. Quizá este cuerpo celeste irradia conciencia, igual que nuestro sol irradia luz y calor.

El Dr. Tononi está proponiendo una métrica para medir cuánta conciencia tiene una cosa. La unidad se llama phi. Significa cuánto control puede tener una criatura sobre sí misma o sobre los objetos que la rodean. La teoría separa el intelecto de la conciencia, que algunos consideran una misma cosa.

Tomemos como ejemplo la inteligencia artificial. La IA ya puede superar a las personas en todo tipo de tareas, pero no tiene voluntad propia. Por lo tanto, un superordenador que pueda cambiar el mundo más allá de las órdenes del programador será consciente.

Muchos futuristas, desde Ray Kurzweil hasta Elon Musk, creen que ese día llegará, quizá en la próxima década, y que debemos prepararnos.

Las mejores videntes Buenas del 2022


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.